En soledad.PNGBuenas tardes:

Les voy a dejar un vídeo de una carta escrita por un enfermo de fibromialgia. Me gustaría que la vieran hasta el final. Define muy bien a lo que los enfermos de fibromialgia nos enfrentamos cada día y lo que particularmente yo, pero creo que no soy la única., pensamos. A mi la música que le han puesto y algunas de las fotos no me gustan, pero la carta es una joya para los enfermos que no sepamos expresarnos claramente.

Espero que les guste:

Hola otra vez. Espero que les haya gustado.

A mi realmente me impactó su capacidad para definir un estado de ánimo, una indignación, una seguridad y convencimiento en su pensamiento, una demanda de una forma tan clara.

Me imagino a una persona sentada delante de un papel y un bolígrafo y sabiendo que le quedan dos horas de vida, y todo por no querer seguir soportando los dolores que esta enfermedad nos hace soportar, por no seguir aguantando los sinsabores de esta maldición que vivimos. Me parece de una entereza. Hagamos un ejercicio de empatía a ver lo que sentiríamos si supiéramos que íbamos a morir dentro de dos horas.

Todo lo que cuenta imagino que lo sentimos, o todo apunta que sentiremos antes o después, las personas que padecemos de fibromialgia; la impotencia, el dolor, la rabia, la frustración, las visitas cíclicas a los centros de salud, las miradas de los incrédulos, las críticas de los jueces de las vidas de los demás, sentirnos un mal dibujo de la persona que fuimos, la inútil medicación que sólo sirve para paliar hasta que tu cuerpo se acostumbra y entonces hay que aumentar las dosis para intentar seguir paliando convirtiéndote nuevamente en una sonámbula que no sabe a dónde va ni de dónde viene, la desilusión, la destrucción física y mental, acabando, como bien escribió Fabián, con tus ilusiones, la seguridad en ti mismo, tus ambiciones tu amor propio y sí, tu dignidad.

No seré yo la que juzgue si la actitud de Fabián fue cobardía o valentía, no sería capaz de hacerlo y no me compete (ni a mi ni a nadie). Él escribió que no se iba a suicidar, que lo llama muerte por fibromialgia. Y es que hay que tener ganas, o yo no sé realmente qué, para seguir viviendo sintiendo estos dolores y viendo como te vas desdibujando sabiendo además que no hay cura, que va a ser para siempre, que nadie ni nada va a poder ayudarte con el dolor, que los médicos están perdidos en cualquier lucha para que esto acabe, que la seguridad social no quiere casi que los médicos diagnostiquen la fibromialgia y que conseguir una incapacidad es prácticamente imposible porque nada se puede demostrar y porque nadie más que tú lo siente de esa manera. Es tan duro y a la vez tan cruel que se te quitan las ganas de seguir siendo ese lastre para tus familiares. Piensas en tus hijos y qué esperas que hagan contigo más adelante? Tu marido igual, podría estar con alguien sano y disfrutar de los años que le quedan de la mejor manera posible, por qué no? Qué hace esperando a ver si algo cambia y si tú vuelves a ser la misma de antes? Realmente qué le ofreces tú a las personas que te dan tanto?

Yo desde luego no tengo nada que reprochar a familiares ni a amigos ni a nadie. He estado y estoy en las mejores manos en cuanto a cuidados y mimos y no añoro nada. Me siento en paz con todos y espero que los demás se sientan así conmigo. Ni juzgo ni quiero ser juzgada. Lo único que me apetece es comer helados del Mercadona sin engordar (hasta eso tuve que dejar), jugar o ver jugar a mis tres hijos de cuatro patas y ver crecer a los frutos de mi amor por la vida en compañía de la persona que me ama y a quien amo.