Collage con Pablillo.JPG

Buenas tardes:

Pues sí, no todos son buenos días y hoy, en especial, no lo es. Es extraño, pero con el tiempo he aprendido a resignarme y a no deprimirme por tenes este tipo de día, y mira que no es parecido a los días malos, este es de LOS PEORES.

La verdad es que prometía ser un día “bueno”, había dormido, no madrugué, y muy buena sintonía con mi marido desde primera hora. Me levanté de la cama notando un dolorcillo en las caderas y como no aprendo, no tuve el cuidado necesario (siempre me digo lo mismo para animarme, porque cuando aparece ese pequeño dolorcillo ya sabes que ni cuidado ni nada, estás perdida) y comenzó a crecer y crecer y se recostó en  las dos piernas, el trasero y mitad de mi espalda. Se puede decir que hoy llevo una falda larga de dolor (y no me pregunten el color porque no quiero que nadie la copie coño, que quiero algo exclusivo para mi y con la fibromialgia no pago lo que cuestan lo de otros diseñadores) que no me va a permitir tener mucha movilidad -la justa para ir al baño y volver al sillón-.

El caso es que ayer me fui a caminar con mi cuñada y estuvimos una hora andando -a nuestro pasito que ella también está lesionada-. Estuvo muy bien, salí de casa y le di un poco de respiro a Pablo, que se lo merece ya que me tiene siempre como un piojo pegado -ahora que lo pienso, el domingo también le di un poco de respiro ya que me fui con una amiga (Sonia, prima segunda de mi ex marido) a desayunar-. Ustedes no lo entenderán, pero cuando me animo y salgo con alguien que no sea él me siento muy valiente y contenta, porque me ha costado mucho volver a cogerle el tono a dialogar, centrar mi mirada en alguien poder dar pequeñas explicaciones cuando algo no es muy normal en esa salida (agarrarte para poder seguir caminando, marearte y tener que parar, tartamudear o que se te olviden las palabras, llorar por nada, agobiarte y tener que salir del sitio en el que estás….) es como si cuando sé que él está, es mi escudo para todas esas cosas y no las tengo que explicar una y otra vez. Sé que me tengo que quitar esa dependencia de encima pero vamos a ir poco a poco vale? que ya he salido tres veces sin él en nueve meses  y sé que NO HA PASADO NADA!!! Voy a terminar pensando que ME ENCANTA ESTAR CON ÉL, jijiji.  Bueno, pues mi cuñada y yo caminamos durante una hora y no sé si me abrigué lo suficiente de cintura para abajo, porque hacía un poco de frío húmedo que te penetraba en la piel .

Como iba diciendo de esta mañana, al sentir el pequeño dolorcillo igual debí haberme metido rápidamente en la cama, pero tenía ganas  de ir al baño y no era plan. A quién se le ocurre!!!! Mira que soy irreverente, ir al baño en ese momento justo!!! (hubiera dado igual cualquier otro momento). Así que más o menos después del desayuno, ya no pude moverme más. Esa falda de dolor que me vistió en ese momento no se fue ni menguó con la medicación (como podía pasar en otras ocasiones) sino que quiso quedarse conmigo todo el día apretándome más con el paso del tiempo, yo espero que mañana prefiera estar en la lavadora y no repetir; aunque antes, es decir, esta tarde noche, vienen los hijos de Pablo, por ser el día de la semana que les toca y adivinen qué???!!! Pues sí, HOY ES EL CUMPLE DE PABLO, segundo hijo de mi marido y de su anterior esposa, así que; Información para mi falda exclusiva:

Seguramente tenías pensado quedarte aquí hasta mínimo mañana, muy bien, pero te informo de que me voy a poner el mejor vestido que me quede y que pueda disimularte para comernos las pizzas (ellos) y el mencionado helado de Mercadona de vainilla con nueces de macadamia (yo) y me voy a maquillar estas ojeras y este dolor para que ellos no se den cuenta de nada, porque TÚ no le vas a fastidiar el 16 cumpleaños a un adolescente que necesita ser el centro de atención su día. He dicho.

Me despido con besos y abrazos de algodón.