ines-y-yo

Buenas noches:

Hoy va a ser cortito pero bueno; estoy muy contenta, pero mucho mucho.

Quién dijo que la fibromialgia sólo tiene cosas malas? Pues se equivocó. Hoy me he levantado igual de dolorida que ayer, así que desayuné, me mediqué y me acosté en el sillón. Dormí un buen par de horas porque anoche sí que no pude hacerlo. Al despertarme me puse a jugar con mi hija Inés (la de cuatro años) porque hoy no fue al cole. Luego comencé a chatear con una nueva amiga que he hecho en esto de las redes y con este tema fibromiálgico que se llama Ana y es de Venezuela, increíble cómo el mundo está totalmente unido por unas teclas. El cuerpo iba entrando en calor y, aunque dolorido, se movía mejor. Almorzamos y fuimos a buscar a otra de mis enanas al cole, este finde viene toda la tropa. Al llegar del cole Pablo y yo nos fuimos a buscarle un regalo a otra de nuestras monster ya que hoy es su santo. Nos tomamos un cortado y volvimos a casa porque iba a ir a caminar con mi cuñada (esta vez sí que me iba a abrigar). Pues así lo hice, me puse mi ropa de deporte y me fui con ella (despaciiiiito  pero muy bien).

Luego llegué a casa y el resto de los habitantes ya había llegado, con lo que me puse a saludarlos, a besarlos y a mandarlos a hacer lo que tenían que haber hecho pero no hicieron (bendita pubertad). En vez de esperar por ellos, que hice? Pues cogí el ordenador para escribir y para mirar unos artículos que había encontrado. Abrí el Facebook y me llegó un mensaje de mi amigo Néstor al que hacía mil quinientos años que no veía; lo explico, yo soy un poco exagerada, pero hacía mucho. El jueves le envié un mensaje diciéndole que yo no tenía ya cuenta en una de las redes sociales a la que me había enviado una invitación, y como las cosas se lían como se lían pues terminé nombrándole a batman, pero sin saber realmente por qué. Pues ahí el pobre preguntándome que qué quería decir con lo de batman y yo, que no sabía qué contestarle porque había sido una estupidez mía, le decía que cosas mías, mis locuras….

Bueno el caso es que hoy hemos chateado más que lo que hemos  hablado en esos mil quinientos años atrás, por lo que ven ustedes? si yo no hubiera tenido fibromialgia, no hubiera comenzado a escribir este blog, no hubiera conocido a Ana y no hubiera cuadrado en hora con Néstor; él no se hubiera atrevido más que a decirme hola (como cuando nos encontramos en el centro comercial) y no me hubiera alegrado tanto de haber estado por aquí escribiendo. Pues bien, como hace tantísimo tiempo que no nos vemos (repito, salvo para decirnos un lacónico hola en el centro comercial una vez) hemos decidido que no podemos dejarlo pasar más tiempo, así que intentaremos cuadrar para la semana que viene (menos el jueves, porque se va a Tenerife).

Hoy va a ser otro día de menciones, porque quiero comentarles que también me he encontrado, gracias a esta página, con otro amigo que hace casi los mismos años que no ve ; Iván Carrión Pérez. Estudió conmigo en el colegio desde quinto de EGB. Un día lo vi en el facebook y le mandé una invitación, pero les aseguro que fuimos tan brutos que no nos dijimos ni un simple hola. Pues ven ustedes? otra vez mi amiga inseparable ha hecho que, al escribir este blog, se interesara por mi salud y hayamos hablado bastante estos días. También intentaré verlo la semana que viene si mi cuerpo me lo permite.

Les dije que iba a ser cortito? Pues me extendí, pero como es mi blog hago lo que quiero y punto (para quien no me conozca esto ha sido una broma)

Muchos besos y abrazos de algodón.