Buenas noches:

Qué tal ha ido hoy el día? El mío ha sido como estar en una noria de sensaciones. Como lo han oído, una noria de sensaciones.

Empezó la mañana como cualquier mañana salvo por una cosa, las piernas me ardían. Había leído a algunas compañeras que lo expresaban y siempre me preguntaba que cómo era posible y trataba de imaginármelo sin conseguirlo. Pues esta mañana, me despertó un tremendo ardor en las piernas que nunca había sentido y de repente me di cuenta, este es el ardor al que se referían las personas en sus comentarios. Me dí cuenta de eso y me dí cuenta de otra cosa, con esta enfermedad voy a tener que aprender y esperar mucho mucho, ya que parece que sus devastadores síntomas no dejan de aparecer y de multiplicarse.

Conseguí levantarme y desayunar, lo primero fue, debido a los dolores, más complicado que lo segundo porque tenía mucho apetito. Como he dicho tenía bastantes dolores, pero estaba animada, tenía ganas de hacer cosas, de avanzar, de salir adelante. Estaba, como dicen mis hijos, motivada. 

Como hoy iba a ser un día complicado de recogida de niños le dije a Pablo -yo toda valiente- que yo cogería un coche y recogía a Elba en el cole, así que después de desayunar fuimos a que yo hiciera el recorrido conduciendo (hacía nueve meses que no lo hacía) y cuál fue mi sorpresa cuando veo que lo consigo eso sí, con unos tremendos dolores en los brazos de recompensa, pero con la satisfacción en el cuerpo de haber conseguido algo tan importante. 

También me vi yo con ganas de ir a caminar, pero al llegar a casa tuvimos charla de esa que te come todas fuerzas y se hizo tarde para ir. Cuando terminamos de hablar, tuve varios mensajes de amigos que leyeron -porque se los dije- mi artículo sobre los Ángeles. Todos ellos me llegaron al corazón pero uno en particular porque no sabía que sea había ido a vivir fuera. LLevaba yo varios años diciéndole a Chicho que ya su época en el centro había terminado, que ya no se le veía feliz, que su trabajo allí había sido espectacular y que ya no se le veía motivado para seguir al mismo nivel. Qué suerte tuve de entablar conversación hoy con él, me ha dicho que se ha ido a Valencia y, aunque los motivos son otros, sé que lo necesitaba. Seguro que ahora buscará su camino real que está muy lejos de donde se encontraba, él es parte de ese mundo salvaje al que pertenecen solo unos privilegiados. Gracias Belén por sacarlo por fin del Centro, gracias porque ahora verás cómo vuelve a brotar la mayor alegría que tiene y que nunca abandonó del todo que es darse a los demás. Les deseo lo mejor de corazón.

Después compartí un audio que me mandó la abuela de mis hijos mayores y la sorpresa fue mayúscula, todas las personas a las que se lo mande respondieron de forma inmediata con palabras maravillosas sobre mi, que soy consciente de no ser merecedora, pero que me emocionó tanto que no pude dejar de llorar en un rato, una de mis amigas de Argentina me contestó diciendo (ella también padece Fibromialgia) que llevaba tiempo sin poderse levantar, pero que encontró un médico que a base de vitaminas la ha ayudado mucho y hoy ha caminado de la habitación a la cocina, todo el mundo estaba empeñado en que yo llorara de alegría, la prima de mi marido que vive en Madrid me manda una foto con dos perritos y me dice que los ha adoptado, ella ya tenía una, y que uno era para que su hijo se lo llevara a Londres, que todas los llamaban loca, pero que ella sabía que yo la entendería y así fue, la entendí tanto que lloré diciéndole lo mucho que las quería a ella y a su hija pero más lloré cuando me dijo que ella a mí también. Madre mía, qué cóctel de sensaciones y qué poco tiempo para digerirlo, porque no se olviden, tenía que relajarme y comer para conducir, esta vez sola. Pues lo conseguí, a medias, pero pude comer y tuve un rato para relajarme un poco más. Estaba realmente ansiosa, iba a coger el coche yo sola,wow, un coche enorme que nunca había conducido sola, pero saben qué, me armé de valentía porque recordé quién era antes y lo hice. Llegué hasta el colegio de mi hija, y la cara que se le quedó al ver que era yo quien comducía y que venía sola fue tan maravillosa, que iluminó el resto de la tarde en mi recuerdo. Me felicitó de todas las formas que pudo, pero su cara, esa cara de satisfacción, esa cara de yo sabía que podías, esa cara de ahí está mi madre, esa cara vale más que cualquier cosa en el mundo. Sé que siento debilidad por mis hijos, vaaaale lo reconozco, soy una madre ñoña, pero es que Elba, cuando ella está bien, te inúnda el corazón de alegría, esperanza y amor incondicional. Se está convirtiendo en una mujer increíble.

Bueno, que me enrollo y me olvido de las cosas. Cuando llegué del cole y Elba me dijo que tenía tarea, le dije que primero merendará y luego se pusiera a ello que en ese tiempo yo me iba a ir a caminar, sí, han leído bien, YO ME IBA A IR A CAMINAR, iba a ir desde casa hasta el estadio Gran Canaria sola, bueno, con Manchitas que se separa poco de mi. Y saben que? Otra vez lo conseguí, lo hice, le puse la correa a Manchitas y me fui hasta el estadio. Allí siempre hay buena gente, por lo que no me iba a sentir sola ni iba a tener miedo, y así fue. El camino con Manchi fue rapidito y con muchas miradas atrás, un poco desorientada y mareada por las luces de los coches y por la tensión de quién hace tantos meses que no hace nada sola. Al llegar al estadio me encontré tan, pero tan a gusto viendo a los chicos jugar al baloncesto, viendo a la gente con sus perros pero sobre todo, con la gente que caminaba. No me sentía sola sino en compañía de quién no va a dejar que nada te pase. Estuve bien, muy bien. 

Luego regresé a casa con la sensación de tener los deberes hechos y me gusta. 

Lo agrio ha sido la parte egoísta de la marcha de Chicho a Valencia y que me ha llamado una amiga bastante devastada porque le acaban de diagnosticar Fibromialgia. Haré lo que esté en mi mano para ayudarla, para que no se sienta tan perdida como nosotras cuando empezamos en esto, la llevaré si quiere a la asociación donde tan bien nos cuidan y todo eso porque se lo merece, se lo merece como cualquier enfermo de Fibromialgia. 

Desde el principio les dije que este era un blog para ayudar a la gente, pues como persona comprometida que soy voy a intentar ayudar a todo el que lo necesite, así que Fibromialgia mía, vamos a llevarnos bien que tenemos mucho que ayudar.

Este artículo se lo dedico a Chicho, a Mónica, a Reyes, a Sara, a Kataysa (no sé si se escribe así), por supuesto a mi hija Elba y a Manchitas mi fiel amigo que no me deja ni a sol ni a sombra (ahora que no nos oye nadie, te quiero mucho Manchitas)

Me despido mandándoles un beso enorme y abrazos de algodón.