Así pasamos mucho tiempo los enfermos de fibromialgia. Es una pena que nos traten así pero realmente “no tenemos nada de nada”