Buenas tardes:

Otra vez por aquí. Antes me preguntaba una compañera, Jennifer López, que cómo me encontraba hoy y le dije que ya mejor, yo soy como el ave fénix, así que voy resurgiendo de las cenizas.

Hoy ha sido una domingo bonito. Ha salido bastante el sol y nos ha calentado a todos bastante. Alberto tenía partido en Santa Brígida y fuimos a verlo, con lo que tocó madrugar un poco, pero ya teníamos ganas de verlo jugar, que esta temporada no lo habíamos visto. Lo dejamos en el pabellón calentando y fuimos a tomar un cortado. Pablo e Inés pidieron churros. Luego pasamos por el mercadillo para comprar verduras, pero llegaron unos payasos a hacer un show y ya Inés se enganchó con ellos y estuvo viéndolos y disfrutándolos un rato así que, cuando terminó volvimos al baloncesto.

El partido estuvo interesante y los chicos jugaron bien y además ganaron. Fue bonito encontrarme con el resto de padres y madres del equipo. Hacía mucho que no los veía y compartimos un rato muy agradable. Todos estuvieron muy amables y algunas incluso me dijeron que leían mi blog. Desde aquí, gracias. Estuve hablando sobre todo con Maica, la madre de uno de los mejores amigos de Alberto, y hablamos mucho de la Fibromialgia y de las actividades que estaba haciendo para paliar los dolores. Me comentó que ella estuvo hablando con unos amigos que eran nutricionistas  y que les contó mi caso. Ellos le dijeron que variando la alimentación se podía mejorar mucho los efectos de esta devastadora enfermedad, que incluso tienen una paciente que ha podido incorporarse al trabajo. Ya Anna me había dicho que tenía que empezar a alejarme de gluten, voy a tener que ponerme en serio con ello y si hay mejoría lo comentaré en el blog. Lo único es que tengo la sensación de tener que ponerme a estudiar para aprender a comer de nuevo. Igual la Fibromialgia nos ha hecho un favor y nos va a hacer comer bien de una vez. 

No sé, se habla de tantas cosas que puedes hacer o intentar, y a medida que lo intentas y fracasas te desanimas un poco más, aunque vuelvas a animarte después. Yo no sé si a ustedes les pasa pero cada vez que pruebo algo me ilusiono por lo que la caída se hace dura. Me tengo por una persona fuerte y que se repone con relativa facilidad a los fracasos y tropiezos, lo que pasa es que en ocasiones, cuando te ves media deshauciada hasta por los médicos, te cansas de ir probando cosas, o las que pruebas las coges con menos ilusión que la anterior. Todos sabemos que tenemos que seguir adelante e ir aprendiendo cada día de esta enfermedad. 

Hay una frase que le leí a Jennifer López precisamente -la cantante noooo, mi amiga de Facebook – que me hizo pensar mucho. Ella decía algo así como que no iba a dejar de usar tacones porque esta enfermedad de lo hubiera impuesto, que prefería usarlos y pagar las consecuencias al día siguiente. Es esa la actitud? Pues no lo sé, imagino que en parte sí porque no podemos apartarnos de nuestra vida porque nos vaya a doler mañana el cuerpo. Yo voy a seguir jugando con mi hija Inés, seguiré discutiendo con muchísimo amor con Elba y frenando el crecimiento precoz y lógico que pretende Alberto. Todo eso hace que al final del día yo esté molida, dolorida, angustiada por el dolor, desorientada, asustada pero en el fondo feliz de poder tenerlos y sabiendo que cuando ellos no están, no recaigo tanto pero con Jennifer dice, prefiero los tacones.

Al llegar del partido hice la comida, almorzamos y me metí en la cama intentando descansar porque me dolían mucho los trapecios, tanto que me costaba mucho mover el cuerpo.  La verdad es que me costó mucho quedarme dormida porque el dolor era tan insoportable que no podía colocar la cabeza hacia ningún lado, cualquier postura me tiraba de la espalda y me incomodaba mucho. Aún así logré quedarme dormida y, yo no sé si a ustedes les pasa, me volví a despertar con unas increíbles ganas de comer galletas de chocolate. El dolor de los trapecios sigue, pero la intensidad es menor. Luego he pasado un rato agradable en mi habitación con Alberto mientras empezaba a escribir y él me acompañaba jugando con un juego en su móvil. 

Hoy ha sido un buen día. Diferente por la salida desde la mañana (aunque ayer fue igual) pero más acompañado del dolor que otros, puede ser por no estar acostumbrada a tener tanto trote. Mañana a la piscina, a hacer ejercicio y mejorar mi tono muscular y mi capacidad pulmonar. 

Espero que todos estén bien. Desde aquí gracias a todos por leerme y me despido con besos y abrazos de algodón, recordándoles que compartan la publicación para poder ayudar a más personas. Ah, se me olvidaba! Gracias a este blog, la cuñada de mi hermano cree que tiene Fibromialgia. Mi hermano le dio mi teléfono para que hablara conmigo y la voy a derivar al mismo médico al que derivé a la otra amiga, a ver si hay suerte y no la padece, pero si no, que no tenga que pasar cuatro años antes de que se la diagnostiquen.