Todavía estaba en su vientre cuando detectó que lo que venía no era normal. Se movía dentro de ella como si nadara en la piscina más placentera que pudiéramos imaginar. Al principio dio un pequeño susto, su corazón no se escuchaba y ya tenía tiempo para ello. Pero todo quedó en eso, en un simple susto, porque cuando su corazón se comenzó a escuchar, era el latido más fuerte se que podía percibir. Así es ella.
Cuando llegó lo hizo casi sin avisa. Dolor, empujón y allí estaba. Era extraordinariamente bella. Piel blanca, cabello negro y un llanto…. Un llanto que no cesó hasta los dos años, reivindicando lo que quería de la única manera que podía, pero de una forma fuerte, contundente,  alto, sin tregua. Fue exasperante durante un tiempo, no sabían cómo calmarla pero un día, después de encontrar un espacio libre para ella, todo cesó. Así es ella

Empezó a hablar rápidamente, ahora no necesitaba llorar para comunicarse, y pidió y contó luchó todo lo que quiso. Sin miedo a nada salía adelante como las valientes, dejando huella en todo el que la conocía porque sienta cátedra allá a dónde va. Todo le psrecía fácil y así todo lo hacía, empezando rápidamente a ser un ser autónomo e independiente. Aprende de la experiencia todo lo que puede, le es mucho más sencillo aprender así, por lo que todo lo toca, todo lo manipula, todo lo prueba, con la curiosidad innata con la que vino servida. Es absolutamente espectacular verla aprender de la manera que ella lo hace. Dialoga con la madurez de los cincuenta teniendo el típico enfado por celos de alguien de tres. Cuando se cierra en banda es cabezota, ruda, impertinente; será típico de la edad?. Cuando está bien es el mayor ángel que puedes conocer. Es la gratitud personificada, es la empatía, el razonamiento maduro, la luchadora, el cariño, la consejera, la ayudante, la que se ofrece para que tú no lo hagas, la consciente, la que añora, etc. 

De repente te sorprende con una madurez que no te esperas. Ha sido una sufridora por su enfermedad, pero una sufridora de las que asumen lo que pasa y sigue adelante. Ha tenido altibajos, por supuesto, pero siempre ha dado lecciones de superación, fuerza y sabiduría. Sus consejos sobre la vida que debes llevar son extraordinariamente maduros y coherentes. Sólo desea lo mejor para ti y para los que la rodean. Ama de una forma sincera, leal, honesta; es decir, ama. 

Al despertarse de su operación pidió que le preguntara a los demás padres que cómo habían salido sus hijos de sus operaciones, hasta en ese momento piensa en los demás; emocionó a su madre con sus palabras y con la preocupación,en ese momento, de dónde estaban su hermana y el marido de su madre. Quería verlos, quería que estuvieran allí. Así es ella. Es de corazón puro, de alma noble, con la fuerza de un torbellino y de lealtad inquebrantable. 

Cuando hablas con ella sorprende la madurez con la que afronta cierto tipo de conversaciones, y otras veces te sorprende todo lo contrario, lo infantil que puede llegar a ser cuando se compara con alguno de sus hermanos. Realmente la empatía es su fuerte y el corazón su arma. Es pasional, pero pasional pasional, es decir, es pasional para todo. Todo es con un ímpetu, con una fuerza, con una garra. A veces dice”te quiero” y parece que te lo está escupiendo a la cara y es que no sabe ser mesurada. Imagino que la vida le irá enseñando cómo gestionar las emociones y su familia ahí estará para ayudarla a levantar si se cae. Es un amor andante y otro de los orgullos de su madre, que dicho sea de paso soy yo!

Te amo Elba.