Buenos días:

Ayer se me ocurrió planchar y hoy la planchada soy yo (expresión canaria para decir que no puedo ni moverme); y digo yo, no se me podía haber ocurrido ver una película tranquilita??? Jo! Me cuesta mucho moverme; hoy no voy a escribir lo que me duele, voy a decir lo típico que solemos sentir: ME DUELE TODO!!!.

Bueno, una vez explicada mi situación corporal he de decirles que anímicamente estoy bien. No he dormido casi nada, pero no importa, todo se diluye porque hoy, salvo que haya una catástrofe nuclear (para quien no me conozca, estoy bromeando) voy a salir de compras con mi hijo Alberto. Sí señor! Voy a comprar con él. Voy a pasar tiempo a solas con él y sin que esté mirando el móvil en todo momento, yuhuuuuu!!!

A ustedes les parecerá una tontería, pero para mí es importante por varias razones: 

  • Voy a salir de casa
  • Voy a ir caminando y a tomar aire
  • Voy con mi hijo, que hasta hace mes y medio no quería vivir aquí sino con su padre
  • Voy a intentar disfrutar lo máximo posible
  • Y lo más importante, voy a intentar dejar los dolores aparcados y a intentar que no me paren en lo que quiero hacer.

Imagino que después de recoger algo y de hacer las camas me acostaré en el sillón a descansar para estar bien cuando vayamos a salir. 

Creo que esta es la actitud que voy a tomar de aquí en adelante, porque paso muchos días sin salir de casa y eso está haciendo que vuelva a sentir la ansiedad que ayer inundó mi alma y mi persona. Personalmente no lo echo en falta, pero creo que mi mente sí aunque yo no lo sepa entender, así que me lo voy a proponer.

Acabo de estornudar como seis veces y he tenido que sonarme. Parece que me empieza a molestar la cabeza y noto que me voy poniendo caliente. Será algo de gripe en vez de haber planchado? Me da que sí. Bueno vamos a ver cómo se desarrollan los acontecimientos y cómo me siento porque la verdad es que quiero salir hoy, aunque me agobie un poco con la gente. Bueno, igual le digo que salgamos después de comer y así no hace tanto frío y no hay tanta gente en las tiendas.

La verdad es que es complicado intentar organizar cosas con esta enfermedad, no estás segura de si puedes hacer algo o no hasta el último momento y cuando te ves por la puerta saliendo para hacer lo que querías miras hacia atrás como dejándola en casa y diciéndole, já, te gané! Es una sensación estupenda aunque muy infantil, pero yo me divierto así, chimchándola como hacíamos cuando éramos pequeños con nuestros hermanos. También es así como yo voy frivolizando con la situación que vivo. Hago juegos donde me quedo como ganadora y así no le doy siempre la victoria a ella, competimos y algunas veces gano yo. Son esas pequeñas batallas que hacen que la guerra sea más entretenida y se pueda sobrellevar mejor. Lo han intentado? Háganlo! Gánenle las pequeñas batallas y díganselo! Díganselo para que su cerebro capte ese momento y no piense que está derrotado ante esta situación! No tienen nada que perder, pueden probar y si les funciona, genial. Son técnicas que yo utilizo para llevarlo lo mejor posible.

Gracias por leerme. Les mando besos y abrazos de algodón rogándoles que compartan para poder ayudar a más personas.