Buenos días:

Hoy estoy contenta por varias razones y una de ellas es que Víctor, un amigo de la juventud, de los  18 más o menos, ha llegado a Gran Canaria. Vive en Galicia y ha venido a pasar las Navidades. Pues bien, después de 20 años sin vernos, vamos a intentar cuadrar para quedar en estas fechas. Es algo mágico esto de internet, das con personas que no ves hace mil años pero que siempre se han quedado dentro de tu corazón.

También me llamó Laura, la madre de Valeria, una amiga que hizo Inés en el sur este verano, para vernos y que las niñas jueguen en el parque o en algún sitio. También vamos a llamar a Cristina, la madre de Augusto -otro amigo del verano de Inés- para que se apunte a la quedada. Es genial hacer planes para ver a personas con las que, por lo que sea, te sientes a gusto.

Por otra parte, ya los niños están de vacaciones y este año no coinciden juntos en fecha. Los hijos de Pablo, Pablo y Carlota, están con nosotros hasta el 31 y ese mismo día vendrán Alberto y Elba a pasar el resto de las vacaciones. Es una pena que no estén juntos pero, igual, así cada uno le puede dedicar más tiempo a sus hijos sin “interrupciones”, lo que también es positivo. Quizás así se echen ellos de menos y se unan más cuando las cosas vuelvan a la normalidad.

Hoy, pese a las buenas noticias, me siento dolorida y cansada. Ahora estoy con muchas ganas de dormir, imagino que el aumento de medicación tiene algo que ver. Lo que ocurre es que si me duermo, Inés no va a estar conmigo y ahora me demanda muchísimo, quiere estar conmigo en todo momento, sentada en el sillón, durmiendo, de paseo, quedarse en casa, etc. Es una niña estupenda y me encanta pasar tiempo con ella porque es muy ocurrente y divertida, por eso me da pena dormirme, pero es que tengo tanto sueño. Las manos continúan inflamadas, por lo que me cuesta mucho escribir, y mi mente está un poco nublada y lenta, por lo que no tengo mucha claridad de ideas ahora. Las piernas están como súper pesadas, igual que los brazos, por lo que me cuesta andar y coger cosas. Hoy la sensación que tengo es como si fuera el muñeco de Michelín, toda inflamada y con movimientos torpes y lentos.

Pese a mi estado físico y mental me siento bien, estoy animada y con ganas de pensar o hacer cosas. Espero que esto se pase y pueda llevar mis ganas a buen término ya que tengo que hablar con Papá Noel y eso lleva su esfuerzo y su tiempo. Lo peor? Centros comerciales y mucha gente,Prisas y agobios; lo mejor? Las caras de ellos al ver lo que les llega, eso no se paga con dinero.

Gracias por leerme, les mando besos y abrazos de algodón rogándoles que compartan para poder ayudar a más personas.