Buenas tardes:

Lo conseguí!!! Salí!!! Y con gente en el centro comercial!!! Y compré!!! Y aguanté!!! Já!!! Soy una campeona!!!

De verdad que me siento como si lo fuera, me costaba pensarlo, me costaba decidirlo, me ponía excusas, me costaba asimilarlo, pero al final me llamó Pablo y me dijo que me estaba esperando en la puerta de casa, que saliera. Salí, me subí en el coche y fuimos. Sé que suena ridículo que me sienta tan eufórica con lo conseguido, pero es que tenía mucho miedo a encontrarme con mucha gente, a que la fibroneblina me atacara y me pusiera torpe, a no sentirme a gusto, a apurarme porque quedaba poco tiempo para los regalos de Navidad y a todas las cosas que normalmente temo. Pero lo logré, lo hice con la compañía de mi marido, siempre aguantándome el mal humor provocado por el miedo y la ansiedad.

Había gente, bastante, aunque menos de la esperada porque al ver el tráfico pensábamos que iba a haber mucha más. Llegamos al centro comercial y empezamos a discutir, pero lo solventamos rápido. Luego seguimos comprando, almorzando y cambiamos de centro comercial. Seguimos comprando y es ahora cuando llegó mi gran problema, porque yo no sabía cómo habíamos ido de un centro comercial al otro. Me agobié un poco y Pablo intentó explicármelo, pero por más que lo hacía, yo no recuerdo cómo fuimos de un sitio al otro, se me borró de la mente ese período de tiempo. Eso me preocupa bastante, pero no me quita la alegría de saber que hoy he vencido, que acompañada de mi marido he podido con esta maldita enfermedad. Sé que ahora sólo puedo seguir mejorando que es lo queda, pero también sé muy bien que esta enfermedad tiene recovecos y que tenemos que estar siempre en guardia para que no nos coja despistados, si no puede ser demoledora.

Una de las cosas que me alegró hoy el día fue que mi hijo me llamó para tomar la decisión de si se pone pajarito o corbata en fin de año. Es una tontería, pero que esté buscándome para ese tipo de dudas hace que parezca más cercano. Antes hubiera tomado la decisión con su padre y punto, pero va a esperar al 29 para venir a casa y que lo acompañe a ver qué compra, además, el padre me mandó la foto con el traje puesto y no es por nada, pero QUÉ GUAPO ESTÁ!!! Creo que mejoró a los antecesores con creces.

Al llegar a casa me he cambiado de ropa, bañé a Inés y me he puesto en el sillón porque estoy agotada, han sido muchas emociones hoy y no estoy acostumbrada a tantas. Es bueno sentirse cómoda de paseo, creo que lo que voy a hacer de aquí en adelante es salir con una sóla persona, así no tengo que dividir mi atención, es que eso me agota. Lo voy a intentar a ver si mejoro.

Hoy también he decidido llamar a mis dos primas, una para que me enseñe por fin a ser vegana. Llevaba tiempo queriéndolo y creo que por fin estoy decidida, la otra me avisó de que fuera a probar con ella en la escuela de yoga a la que ella va, pues lo voy a hacer. Es un yoga diferente porque se practica a 40 grados. A ver si puedo, si mi cuerpo lo resiste y si me gusta. Les contaré a medida que vaya haciéndolo a ver cómo voy. Por mi parte, lo que sí les puedo decir que me ha sentado bien las veces que lo he hecho es el aquarunning, que aunque últimamente no he podido ir porque mi cuerpo no me lo ha permitido, las veces que he ido ha sido fantástico. Lucy Santana, si quieres puedes probar donde yo lo practico, igual te ayuda, porque en el agua no tenemos impacto y podemos hacer cositas. Allí hay otra chica que padece de Fibromialgia también y le va muy bien.

Bueno, con toda esta euforia me despido dándole las gracias por leerme. Les mando besos y abrazos de algodón rogándoles que compartan para poder ayudar a más personas.