Buenas tardes:

Qué tal hoy el día?, cómo lo han pasado?.

Bueno, yo hoy he estado bastante ocupada. Me he despertado con mucho cansancio, la tos no me ha dejado dormir nada y me sigue doliendo la garganta. Al despertarme desayuné y contesté a los mensajes que tenía de Facebook, que eran muchos porque he buscado otras páginas y grupos de Fibromialgia y les mandé la solicitud para que me aceptaran y me han aceptado. Estoy encantada porque así somos más personas luchando por la misma causa y que nos unimos en un medio tan fuerte como internet. Así tenemos más fuerza, podemos ejercer más presión y conseguir mejores resultados. Al terminar con los mensajes me fui al médico, una amiga nutricionista que va a echarme una mano con el tema de perder peso porque he cogido bastante con el parón y con la medicación. Después de eso fuimos al hospital a buscar hora para la madre de Pablo. Al terminar fuimos al supermercado para comprar lo necesario para hacer la cena de mañana. Al terminar nos volvimos a casa a hacer de comer. Es increíble, por más que hablas con ellos, los adolescentes son excesivamente gandules, al llegar a casa estaban tirados en los sillones con la tele y los móviles. Por más que se hable con ellos no hay manera de que entiendan que tienen la obligación de colaborar. Ellos entienden que estás en un hotel y que tienen que tener sus necesidades primarias cubiertas, sus caprichos y estar lo más cómodos posibles. Es agotador, pero como son los hijos de mi marido, lo que toca es, como mucho, decirles en el almuerzo que podían haber hecho algo más de lo que han hecho,pero siempre soy yo, mi marido “pasa” y eso quema mucho. Después, cuando vienen mis hijos, él se fija en cada cosa que ellos no hacen y no se fija en lo que sí les digo que hagan y hacen. Es una situación bastante desagradable de vivir y que desgasta mucho. 

Bueno, hoy es día de descanso ahora para después ultimar las compras de las cosas que necesitamos para mañana. Luego cenaremos algo con los hijos de Pablo y volveremos a casa a ver una peli, imagino. Reconozco sentirme muy cansada, no sé si es por la garganta, o por qué, pero me siento agotada. Me duele todo y no encuentro un lugar para el descanso porque mi hija sólo me llama a mi para todo. No creo que vaya a estar hoy en condiciones de mucho, me da que la cena será en casa o que me pasará una factura importante para mañana.

Gracias por leerme, les mando besos y abrazos de algodón rogándoles que compartan para ayudar a más personas.