Buenas noches:

No he podido escribir nada hoy porque he estado atareadísima ultimando las cositas para esta noche tan, pero tan importante en la vida de nuestros hijos. Es una noche de ilusión, de nervios, de alegría, de “mamá no me puedo dormir, etc. Esta es la gran noche para ellos, para que sueñen, para que imaginen, para que disfruten del no saber. Es así, como ha sido siempre y espero que lo siga siendo por mucho tiempo.

Nosotros, los enfermos de Fibromialgia, también tenemos un sueño, un sueño muy importante, un sueño que parece inalcanzable pero que en realidad es muy alcanzable, mucho. Es un sueño al que podemos llegar con nuestra lucha, un sueño que, aunque no lo creamos, está en nuestra mano. En serio? Sí señores créanme, está en nuestra mano. 

Cualquier enfermo de Fibromialgia sueña con no sentir dolor, con no sentir neblina, con no sentir miedo al salir, con no sentir ansiedad, con no sentir a los familiares de turno diciendo que es mentira, que eres un exagerado, que ya podrías salir más y quejarte menos; cualquier enfermo de Fibromialgia sueña con no sentir a los compañeros de trabajo cuchicheando de nosotros, con no sentir que los médicos nos miran con desconfianza, con pena, con incredulidad. Yo les seguro que eso también está en nuestra mano.

Ya, ya sé que creen que estoy loca, que me he tomado un tripi o que la medicación me ha sentado mal, pero les aseguro que no es así, les aseguro que está en nuestra mano.  Eso sí, no estoy diciendo que sea fácil ni que lo vayamos a conseguir mañana. No les estoy diciendo que sea fácil, es más, les digo y les afirmó rotundamente que es complicadísimo y es un camino muy duro, MUY DURO!!! Pero sí, está en nuestra mano.

Los enfermos de Fibromialgia debemos dejar de tener miedo. Dejar de tener miedo a sufrir, dejar de tener miedo al qué dirán, dejar de tener miedo a que los demás sepan que sufrimos, dejar de tener miedo a alzar la voz para que nos escuchen, dejar de tener miedo al qué dirán y otra cosa, DEJAR DE TENER MIEDO A SER FELICES!!!.

Aquí no hay truco ni cartón, aquí no hay nada fácil, aquí no hay otro lo soluciona, aquí lo que hay es que curar mucho para conseguirlo, aquí lo que hay es que motivarse para ello, aquí lo que hay es que inventar formas, aquí lo que hay es que unir al mayor número de personas que padecen Fibromialgia y dejarnos de hacer la lucha cada uno por su parte. Tenemos que unirnos primero para comenzar la colaboración entre los que estemos más cerca, una colaboración de ayuda, de acompañamiento, de calor humano y de decirle que le creemos, que nos pasa lo mismo, que entendemos el dolor que estás pasando en este momento; que sabemos que el dolor es verdadero. 

Les parece muy complicado? En serio? Pues no lo es!!! Lo complicado es querer implicarse, lo complicado es ver una salida cuando se está tan mal, lo complicado es tener fuerza para salir adelante cuando muchos médicos nos dan por desahuciados, lo complicado es buscar la cooperación familiar para conseguirlo, lo complicado es convencerse así mismos de que puede funcionar, de que podemos. Pero yo les aseguro que PODEMOS!!!

Estamos dispuestos a salir de nuestra zona de confort y comenzar a salir del agujero negro que nos absorbe cada vez más adentro??? Esa es la pregunta que debemos hacernos. Yo me la he hecho una y mil veces, y la respuesta es sí, quiero salir de este agujero, quiero jugar al Padel, quiero salir a disfrutar del carnaval, quiero que vuelva la parte que mi marido dice que se ha llevado la cantidad de medicamento que tomó, quiero disfrutar de mis hijos, de mis perros, del trabajo, quiero, quiero y quiero. Pues como quiero, tengo, tengo y tengo. 

Tengo que luchar, tengo que levantarme, en los momento que pueda, y ayudar a mis compañeros enfermos, tengo que ayudar y aceptar ayuda de quién sabe cómo me siento, tengo que unirme para crear una mayoría que alce la voz y pida y luche por sus derechos, por los derechos de las personas que padecen Fibromialgia. Sí, es cierto, esto es para toda la vida, pero saben una cosa, todavía no hemos muerto, todavía estamos vivos y tenemos que actuar como tal, todavía podemos alzarnos de la manera que cada uno pueda y pedir por nosotros. Una cita bíblica dice “a Dios rogando y con el mazo dando” pues señores, es la hora de sacar el mazo, ES LA HORA DE SACAR EL MAZO.

Gracias por leerme les mando besos y abrazos de algodón rogándoles que compartan para poder ayudar a otras personas.