Buenas madrugadas:
En lo que mi marido empieza el operativo recogida de regalos en casa de la abuela, yo tengo tiempo de tener unas palabras por aquí, lo cual me parece estupendo porque no me puedo acostar hasta que él llegue.

Hoy ha sido un día de carreras. Me levanté bastante dolorida y con pocas ganas de hacer nada, pero faltaban cosas por comprar y tuve que ponerme las pilas porque además tenía que ir al médico, simplemente para que me diera el parte de baja y estuvimos charlando sobre el blog -él cree que con el blog estoy todo el día escribiendo y pensando sobre la enfermedad, pero yo le dije que lo que me movía era ayudar a las personas.- Por otra parte, Pablo le decía que si iba a seguir así de medicada porque entiende que he perdido una parte de mi. Por la mañana me dijo que le daba pena verme levantar tan medicada. Le he dicho que, por ahora, soy así y que lo prefiero, porque antes me sentía muy ansiosa, biolenta, molesta, enfadada…. Le dije que yo creía que debía amar a la persona que soy ahora, que la otra casi que no va a volver,porque cuando está le duele el cuerpo y el alma. 

Hicimos lo que teníamos que hacer y volvimos corriendo a casa con el tiempo justo de abrigarme un poco y salir a la cabalgata que es lo más que te rompe. Fuimos temprano porque yo no quería que diera mucho la noche y estar fuera de casa con la humedad y todo. Aun así, nos colocamos en un lugar que estaba bien, pero al final, pasaron razonablemente tarde para lo que yo esperaba. Llegamos a casa sobre las nueve y yo, directamente, me puse el pijama y me metí en el sillón. Teníamos planeada peli con los enanos con pizzas, y así se irían a la cama cansados. Pues eso hicimos, pero la enana estaba bastante nerviosa y le costaba quedarse dormida, así que me metí en mi cama con ella cuando terminó la peli u se durmió. 

Pablo trajo los regalos, les metimos los de cada uno en su caja y ahora es cuando puedo terminar el artículo. Espero que tengan un gran día sin dolores. Que los reyes nos traigan fuerza, salud, conciencia y tesón para seguir adelante y luchar por nosotros.

Gracias por leerme. Les mando besos y abrazos de algodón rogándoles que compartan para ayudar a más personas.