img_0073Buenas noches:

Día completo. Ha habido miedos, nerviosismo, incredulidad, ausencias, presencias, ilusión, pero sobre todo fuerza y arranque. Hemos acordado cosas, hemos solucionado cosas, hemos arreglado nuestro pequeño mundo, hemos sacado cosas fuera, hemos unido lazos, hemos ajustado desajustes y lo único que les puedo decir es que confío plenamente en mis compañeras, que están luchando para que esto salga adelante y que no creo haberme equivocado con ellas.

Esto que trasmito, que es lo que pienso y siento, es lo que cada jefe debería trasmitir diariamente a su equipo de trabajo; es lo que cada maestro debería trasmitir a sus alumnos cada día, es lo que unos padres deben trasmitir a sus hijos todos los días. Creen que es tan complicado? yo no. Podemos pasar un mal día y no hacerlo, podemos estar molestos por algo que no podemos hablar en ese momento y no hacerlo, pero esta actitud es la que debemos trasmitir siempre. Yo siempre comento una anécdota que recuerdo de mi adolescencia y es raro porque no recuerdo casi nada de mi vida, ya les he comentado que yo creo haber sido una niña fibromiálgica pero en ese entonces no se conocía esta enfermedad. Mi madre -que como madre no tenía precio y fue la mejor madre que se puede tener, no era muy cariñosa pero era una persona que con solo tocarte trasmitía toda la comprensión que alguien puede trasmitir- me dijo que me quería y yo no que recordaba haberlo escuchado antes le pregunté: Si? Creo que jamás se me va a olvidar la cara de sorpresa que a ella se le quedó.

Es importante señores, es muy importante hacerle ver a la persona que tienes al lado que la quieres, que trabaja bien, que es bueno, que estudia mucho; se llama motivar, algo que muchas personas han olvidado y que sería estupendo que volvieran a meter en la rutina de su vida. Saben por qué es tan difícil motivar? porque para motivar se necesita vocación. Vocación de maestro, de padre, de madre, de amigo, de jefe, de coordinador. Vocación, qué palabra tan importante. Lo que voy a decir ahora puede ser una burrada, pero lo siento así, la falta de vocación ha hecho tanto daño a las personas que el mundo se ha deshumanizado en parte por ello. Piénsenlo, creo que si todos los maestros lo fueran por vocación, muchos alumnos no hubieran incurrido en un fracaso escolar (era un fracaso del maestro); si todos los padres y madres hubieran tenido vocación (hubiera habido menos adulto enfermo, agresivo, maltratador, inseguro, depresivo, etc; si todo jefe tuviera vocación hubiera habido menos empleados descontentos y menos enfermedades laborales, menos bajas y lo mismo con cada coordinador.

Aún no se saben las causas de la fibromialgia, pero me gustaría que cada uno de nosotros hiciera memoria planteándose lo que acaba de leer a ver si pasó por alguno de estos ejemplos, por varios, por otros o por ninguno. La falta de reconocimiento hacia el trabajo, labor o como lo quieran llamar, produce desgana, desmotivación, desilusión, etc lo que hace que las personas no estén felices con sus vidas y de ahí comienzan a salir las nuevas y no tan nuevas enfermedades. Esta es mi opinión así que si en algún momento el grupo de trabajo ve que dejo de motivar, que me lo diga, que me tire de las orejas, aunque yo creo que estoy muy volcada con sacar esto adelante y siempre he tenido vocación por ayudar.