me-encanta-poder-saludarte

Buenos días:

Ya con los pies en la tierra y más centrada en otras cosas, vuelvo aquí a relatar mi entrada mañanera. Me siento cansada, bueno no sé si cansada es la palabra correcta, creo que hoy siento agotamiento. han sido muchas emociones, mucha prisa, mucha implicación y reconozco que mi cuerpo ya no está para estos trotes tan duros.

Hoy no puedo mover mucho las manos, van despacito, y mi cabeza hace que, además, se muevan mal por lo que escribo palabras sin sentido arrastrando los dedos por el teclado del ordenador. Madrugué para darle las pastillas a Belma y anoche me acosté bastante tarde. Para mí el sueño es fundamental, imagino que como para todos los que padecemos fibromialgia, pero hoy lo noto muchísimo. Mi cabeza funciona a medias, mis hombros no quieren trabajar, de tal manera que mis deltoides y mi trapecio parece que están en huelga. los dedos de las manos están inflamados y mis manos me duelen como nunca, espero que la medicación me haga efecto. las piernas se han ido de paseo con los perros y me han dejado un dolor espectacular, de esos que no se olvidan con facilidad. Hoy he encontrado otra zona nueva de dolor, nunca la había notado y es en la parte de atrás de los talones, espero que no se acostumbre a estar ahí porque es bastante molesto.

Estoy en el sillón rodeada de mis hijos de cuatro patas y como Belma esta dormida por la incomodidad y la medicación, Vincent no hace más que levantarme la mano para que juegue con él porque se siente solito y es un cachorro bastante juguetón. Manchitas ni lo mira, es muy gracioso ver cómo va de allá para acá buscando con qué jugar y como no encuentra vuelve a mí a jugar con mi mano y a pretender escribir este artículo conmigo. Ahora, ya encontró el hueco que buscaba que es justamente encima de mi, bueno, por lo menos me da calor.

Esta tarde vienen Alberto y Elba. Tengo muchas ganas de verlos. Pasan esta semana con nosotros por lo que he de intentar estar al 100%, ya que me he dado cuenta de que ayer por ejemplo estuve 17 horas haciendo, deshaciendo reuniéndome, respondiendo a whatssap, al messenger, al facebook, etc y he dejado a Inés, a Pablo y a sus hijos como de lado, así que voy a aprender a ponerme un horario y no pasarme para no terminar tan dolorida como estoy y para atender a mi familia en condiciones y con mucho cariño. Los quiero tanto. La verdad es que no sé qué haría sin ellos ahora que la vida me los ha puesto en mi camino.He tenido mucha suerte y debo aprovecharla.

En otro orden de cosas sigo esperando que aparezcan más personas que quieran colaborar con el proyecto de cadena de favores que hemos comenzado. Todos saben donde encontrarme, bien por facebook o por aquí. Ayudarnos mutuamente es algo fantástico, Vamos a no dejar ni dejarnos de lado porque es importante que no perdamos la conexión con el mundo que nos rodea. Ups! me acabo de dar cuenta de que no salgo a ningún sitio desde el día de reyes. Llevo siete días metida en casa con el único paseo que fue al veterinario a llevar y a recoger a Belma tras la operación. Esto no es posible ni sano. Tengo que empezar a moverme y a coger aire porque me estoy quedando anquilosada en casa y me estoy acostumbrando a ello.

Gracias por leerme. Les mando besos y abrazos de algodón rogándoles que compartan para poder ayudar a más personas