img_4453

Buenos días:

Siempre parece que va a ser más rápido y siempre ocurre que no lo es. Sigo arrastrando la recaída del viernes y sigo estando lenta de mente, de movimientos y de razonamiento. Menos mal que mis hijos tienen planes y cosas que hacer del cole porque no sabría cómo responder a sus necesidades de diálogo en este momento. Me siento tan cansada y lenta, que dormiría cuarenta horas seguidas si supiera que eso me iba a ayudar a que se pasara, pero ya sabemos todos que no es así. Impresionante, mis manos siguen inflamadas y me dificultan mucho la escritura de las cosas. Por favor, les pido perdón si lo que estoy escribiendo no tiene mucho sentido o tiene errores ortográficos.

Ayer leía a una amiga de la red, a la que espero conocer en breve, que llevaba diez días sin salir de la cama. Que por la noche le decía a su marido que al día siguiente iban a ir a comer y a pasear, pero que llegaba el día y no podía moverse para salir de la cama. Cómo nos suena eso! Cómo pasamos días y más días faltos de fuerza con le falta de entendimiento de nuestros familiares en algunos casos. Cómo se nos va la vida mientras la vemos pasar por la ventana junto al silencioso viento que le acompaña. El frío y la humedad hacen que no podamos movernos o que las ganas de hacerlo sean nulas. Es increíble cómo nos afecta todo lo referente al clima.

Otra de las amigas estaba derrotada por tener que correr para no perder un avión que después se retrasó una hora. Es que ni correr podemos. Es que e una enfermedad que te deja muy poca capacidad de actuación, que te deja como si el cuerpo flotara en la atmósfera pero con un enorme traje de astronauta que te impide moverte y con el bloqueo mental de quien se queda en blanco en un examen que se había estudiado perfectamente pero en el que los nervios le jugaron una mala pasada.

Sinceramente, a la fibroniebla es a lo más que yo temo. Me pone de muy mal humor, me impide entender lo que hablo o lo que me hablan, me deja parada ante cosas que debería reaccionar sin más, me hace sentir torpe. Es como quien toma por primera vez una calada grande de un tabaco, que el humo te llega hasta los pulmones y te colapsa el cerebro sintiendo una especie de mareo que hace que tu cabeza vea los objetos girar. En mi caso, he llegado a coger o parar cosas que no se iban a caer, pero que mi cerebro me jugaba esa mala pasada. Es lo peor, porque, además, casi siempre mi casa está llena de hijos adolescentes y no llego a poder comprender sus necesidades. Yo les pido que hablen de uno en uno, ellos lo intentan, pero se olvidan y quieren hablar al mismo tiempo, No es fácil sin fibromialgia imagínense con ella.

Me cuesta tener ideas para los grupos que se están formando y necesito colaborar con mis compañeras pero no me sale la parte creativa. La tengo aletargada, así que tendré que aprender a meditar para que todo vuelva a su sitio y me voy a meter con el yoga  muy en serio. Tengo que intentar centrar mis esfuerzos hacia lo que realmente me gusta que, ahora sí, lo he encontrado. Sólo necesito un esfuerzo más para llegar hasta lo que quiero conseguir, espero que con trabajo e ilusión lo logre, así que tengo que mandar de paseo pronto a la niebla que me pone el velo en el cerebro para poder seguir con mi vida “normal”.

Gracias por leerme, les mando besos y abrazos de algodón rogándoles que compartan para poder ayudar a más personas