si-vale-la-pena-no-sera-facil

Buenos días:

Hoy es un día muy húmedo. Hace fría y los cuerpos de los fibromiálgicos lo pasan mal. Espero que estén todos bien y que se resguarden para no pagar las consecuencias del dolor que imprime en nuestro cuerpo este frío y esta humedad que estamos soportando. Son días de estar en casita con manta, libro y perrito, como dice mi amiga Emilia Espinosa.

Hoy, a pesar de los pesares, estoy activa. Mi mente parece que me dice que pare un poco que no me va a seguir, pero yo le insisto para que me deje hacer lo que me gusta, que es escribir. Noto que mis manos van despacio y no tocas las teclas que ordeno a mi cerebro, van como por su cuenta y riesgo. Es parte del agotamiento que supone no tener las cosas en su sitio y el corazón abatido por la tristeza que siento desde hace varios días.

Por otra parte, me siento feliz, ya sé que piensan que no se puede sentir tristeza y alegría, pero yo si puedo; como decía me siento feliz porque los grupos formados para tejer la red solidaria que estamos tejiendo van creciendo, lo que hace que los corazones del equipo palpiten de alegría y sientan cómo, aunque nos quieran vender lo contrario, estamos en una sociedad solidaria. Las personas se están concienciando de que no podemos pasar unas sin las otras, de que tenemos que caminar juntas para que esta sociedad salga adelante. Una vez, un erudito de la psicología, me dijo: LA EMPATÍA ES LA PALABRA QUE SALVARÁ EL MUNDO. Piénsenlo un momento por favor. Qué sería de la raza humana si no existiera la empatía? ahí lo dejo para que recapaciten y, como siempre, comenten lo que quieran sobre ello.

Como les decía, hoy mi cuerpo está dolorido y cansado, a pesar de haber dormido lo suficiente. Mi espalda está con mi amigo el ciempiés y mis extremidades van como quieren, menos mal que las piernas son más obedientes que los brazos, que si no terminaría en otra ciudad seguro. La cabeza la noto cansada y no manda bien las órdenes sobre lo que quiero hacer realmente. Creo que es el momento de desconectar y por eso voy a salir esta tarde con una amiga; es ese tipo de amiga que haces casi sin darte cuenta y que empiezas a quererla por casualidad. Es ese tipo de amiga que, cuando se va es cuando notas su ausencia, porque cuando está, está de verdad pero de forma muy discreta. Es esa amiga a la que te une no sabes ni qué pero sabes que es una unión sana y bonita. Es esa amiga entregada que piensa en los demás y hace por ellos. De apariencia frágil es de las personas más fuertes que he conocido, con una capacidad de resiliencia absolutamente espectacular.

En otro orden de cosas quiero agradecer muchísimo las palabras que siempre encuentro al publicar mis artículos. No saben lo que reconforta saber que ayudas a personas y que te tienen en cuenta como parte de su “terapia”. Me gusta saber que hago algo positivo por los demás. Gracias por este acogimiento, gracias por sus ánimos, gracias por sus palabras y, sobre todo, gracias por ese cariño que me llega a través de las redes sociales y que hacen que mi trabajo tenga un valor añadido.

El grupo de la red de ayuda que hemos montado es un grupo de personas absolutamente espectacular. No sé muy bien cómo hemos ido a encontrarnos todas y  creando algo en lo que creo, todas nos sentimos realizadas y encantadas de realizar. Somos un grupo  que no nos conocíamos de nada, pero que hemos empezado a querernos y a entendernos gracias a las no tan nuevas tecnologías. Me enorgullece poder colaborar con ellas y con todos los que quieran entrar en la red humana de ayuda a las personas que padecemos fibromialgia a sus familiares y a sus amigos.

El mundo es un lugar tan grande y a la vez tan pequeño que podemos llegar hoy en día a todos en un momento.

Gracias por leerme, les mando besos y abrazos de algodón rogándoles que compartan para poder ayudar a más personas.