una-caricia-una-sonrisa-un-oido

Buenas tardes:

Hoy sigo dolorida. Mi cuello se queja del trabajo realizado ayer mientras escribía sin apoyar la cabeza. El ciempiés me acompaña pero, por ahora, no tira mucho y mis manos están lentas e inflamadas, pero mi mente está más despejada que otros días.

Estoy dolorida pero feliz. Sí feliz, y no porque sea masoquista y me encante el dolor; feliz porque en Gran Canaria ha comenzado la cadena de favores con muy buen pie. Hoy tenía que ir al médico, normalmente mi marido va conmigo y se queda, pero hoy tenía una reunión y no podía quedarse, así que me fui a mi grupo de ángeles y les pedí ayuda. Enseguida Pini Hernández se responsabilizó de esta tarea y fue a buscarme al ambulatorio y a llevarme a mi casa. Es que yo -no sé si lo recordarán- no salgo sola a la calle porque me pongo muy nerviosa y me bloqueo con tantos estímulos sonoros y visuales.

El caso es que charlamos mientras nos tomábamos un cortado y nos pusimos al día de lo que hacíamos cada día. Es increíble cómo encuentras a alguien que te entiende desde el principio y que ha pasado por lo mismo que tú. Es muy agradable hablar con alguien que no se asombra de lo que le cuentas y que no juzgas lo que dices.

Llegamos a un punto de entendimiento tal que las dos entendíamos que la red es necesaria, que los enfermos de fibromialgia necesitábamos algo así que nos ayudara y qué mejor ayuda que la que te brinda alguien que, por estar pasando o haber pasado lo mismo que tú, te entiende perfectamente. De verdad, es una sensación tan agradable que deberíamos probarla todos. Pero no probarla para contarnos sólo nuestras miserias, deberíamos probarla para tomar conciencia de que hay más personas que nos entienden, para reunirnos y frivolizar un poco con nuestros dolores e intentar reírnos de lo que nos pasa en un ambiente de cordialidad en el que todos sabemos lo grave que es lo que estamos pasando. Es fantástico sentirse ayudado, pero ayudar, eso no tiene precio. Cómo sientes la alegría de saber que has echado una mano a alguien que lo necesitaba, cómo te sientes útil y necesario, cómo te alegras de ver la cara de alegría de la otra persona cuando la acompañas. Lo han probado???? Les pido que lo hagan; les pido que le den una oportunidad a esta red y que no la abandonen antes de empezarla, que no sea una quimera, que nos haga vibrar con la alegría que produce ser importante para otro ser humana, que nos reconfortará saber que, si lo necesitamos, otro ser humano va a estar ahí, Saben una cosa: NO TIENE PRECIO!!!!

Estoy entusiasmada, dolorida, incómoda, feliz, soy un oxímoron en mi misma pero vale la pena.

El médico me ha dicho que todo sigue igual y que ya sólo le queda un parte de baja por darme, que ya después paso a inspección, creo, y que ánimo. Le he dado mi número de teléfono, la dirección del blog y no sé si algo más para que pusiera en contacto conmigo a cualquier paciente que él tuviera de fibromialgia, para que, siempre que quiera, encuentre apoyo en otras personas, para que se sienta acompañado por personas que lo entienden. Me encantaría que lo hiciera y que llegaran más personas a nuestra red que, aunque pequeña aún, está empezando a ser muy sólida.

Como no podía ser de otra manera, y pidiendo perdón de antemano a quien se pueda molestar, dedico este artículo a la red de ayuda de Gran Canaria, que aunque no hayamos cuadrado todavía dónde vamos a ir a merendar, iremos este jueves y nos conoceremos todas.

Gracias por leerme, les mando besos y abrazos de algodón rogándoles que compartan para poder llegar a más personas y poder ayudarlas

pini-y-yo-en-la-puerta-de-casa