25 de enero de 2017

nada-te-ata-excepto-tus-pensamientos

Buenas tardes: Aquí me encuentro otra vez volviendo a mi rutina después de los trepidantes dos días que llevo, Han sido días muy productivos y días de ser tajante con el plagio, que ya no le dedico ni un minuto más,

Primero que nada contarles que estoy muy, pero que muy contenta porque he hecho avances y mejoras en mi calidad de vida; he conseguido estar estos dos días transitando por mi zona de confort -lugares que conozco muy bien- yo sola. Sí, colo o oyen, yo sola. Los días han ayudado porque estaba soleado y es cuando yo me siento más animada a hacer cosas.

Ayer martes empecé por ir a la psicóloga de Afigranca, tenía hora con ella y la verdad que dialogamos bastante, Le pedí que me hiciera el informe para el tema de la inspección médica. Luego fui al psicólogo de la seguridad social  a pedir también el informe y al médico de cabecera a lo mismo pero aquí me dieron hora para ir hoy. Luego me tomé un cortado y fui caminando al banco a solucionar unos temas de las cuentas de los niños, para lo que necesitaba que mi ex marido estuviera allí por lo que no lo pude hacer ayer, Pasé por la seguridad social y consulté los requisitos necesarios para pedir la discapacidad, me los dieron y estoy esperando por los informes psicológicos para volver a ir. En medio de todo me tomé otro cortado con Pablo y le comenté cómo me había ido con la psicóloga en la asociación y cuando él terminó de trabajar nos vinimos a casa.

Por la tarde fui a Afigranca a hablar con Mari Carmen para el tema de si puede ayudarnos a difundir la Red de Ayuda que estamos intentando instaurar. Ella estuvo muy receptiva y parecía encantada con la idea. Me explicó que la asociación empezó con esa idea y que ahora siguen como asociación, asía que me animó a que siguiéramos adelante que le parecía un proyecto muy bonito aunque muy duro. Pablo fue recogiendo a Inés mientras y después me recogió a mi allí para llevarnos a casa, Aquí estuve toda la tarde esperando a que una madre de las niñas de voleibol me trajera a Elba ya que Pablo tenía reunión en el cole de Inés.

Elba llegó a eso de las 18:45 de su partido. Venía triste no por haber perdido, sino por la injusticia que según la entrenadora vivieron en el partido con insulto de las otras jugadoras incluidos. Ella estuvo hablando algo del tema bastante exaltada y me comentó que primero no saludó al final del partido a las contrarias, pero que después se dio cuenta y les pidió disculpas: ESA ES MI NIÑA!!!!. Tuve una charla con ella por algo que había pasado y como vi que empezaba a sentirse mal le pedí que me escribiera una carta con lo que sentía y pensaba que había sucedido.

Después del relato y la charla con Elba ya empezamos con cenas, duchas, etc y yo ya saben a qué me dediqué.

Esta mañana volví a madrugar y a bajar. Primero fui al médico ya que ayer me dieron hora para decirle lo del informe. Después de mucho explicarle que el informe era para pedir la discapacidad, me lo hizo y me lo dio. Cuando salí del médico me tomé un cortado en la madera y luego fui con el padre de Alberto y Elba al banco para solucionar lo que pretendía hacer el día anterior. Lo hicimos y luego me fui a la óptica a lo que me había indicado el médico de cabecera. Me cambió la graduación de cerca y los cristales de las de lejos y me hizo el informe poniendo por fin que padezco de síndrome de ojo seco, algo que no sé por qué no quiso poner el oculista; después fui a tomar algo con Pablo. Cuando terminé volví al banco ha hacer unas consultas que tenía que hacer y después hice algo de tiempo en lo que Pablo salía para volver a casa. En casa almorzamos y me quedé dormida un buen rato. Estaba y estoy muy cansada. He caminado mucho y me cuesta cada vez más, pero he de forzarme a hacerlo.

Estoy muy contenta por haber podido moverme por la zona que conozco sin problema durante dos días. Había quedado con un amigo y a su vez abogado para verlo pero no era capaz de llegarme hasta Vegueta ni siquiera en taxi. Le dije que yo le mandaba unas líneas por coreo electrónico y así a ver si había posibilidad de colaborar. Espero que sí y que la Red y él se puedan beneficiar de la colaboración.

Estoy contenta, como dije antes, aunque no me puedo mover mucho por lugares que no recuerde porque aún me pierdo un poco por los que conozco. Pienso mucho las calles por las que he de ir y las tengo que contar para saber volver, pero lo estoy haciendo y eso el lo que importa, buscar estrategias para salir adelante y minimizar la pérdida de facultades que tenemos. Ahora estoy aquí escribiendo y siento que se me mezclan los días, vuelvo atrás para corregir porque me olvidé de que había ido al psicóloga o porque puse una cosa en el otro día. Es muy complicado vivir recordando todo como si hubiera sido un sueño del que te hubieran despertado y no te acordaras bien.

Así voy a llamar a mi vida: “El sueño nublado”. Creo que el título está bien porque no implica negatividad ya que los días nublados son los mejores para tomar chocolate caliente y los sueños tienen una connotación positiva, así creo que, si me acuerdo, voy a empezar a llamar a mi vida EL SUEÑO NUBLADO.

Gracias por leerme, les mando besos y abrazos de algodón rogándoles que compartan para poder ayudar a más personas.

María Díaz