27 de enero de 2017

si-todos-ayudamos-nadie-cae

Buenas noches:

Hoy ha sido un día de mucho cariño; mucho cariño por todos los mensajes a los que he tenido que responder, por todas las felicitaciones que han enviado a mi perfil de facebook; por todos los amigos a los que he podido agradecer tanta y tanta alegría que han trasmitido a través de unas palabras cargadas de ilusión por una parte, esperanza por otra y alegría por otra. No se pueden ni imaginar la fuerza que me ha dado todo esta subida de adrenalina que me ha provocado tanta respuesta positiva a nuestra reunión de ayer en Gran Canaria. Sólo espero poder repetirlo lo antes posible y créanme, ya estamos trabajando en ello.

Hoy me ha dolido todo y todo significa todo, pero ha sido tanta la alegría y el subidón que antes de almorzar tuve que salir a caminar porque el corazón parecía que se me iba a salir de lo fuerte y rápido que latía. Esperen, porque igual no lo he explicado bien, tuve que salir a caminar antes de comer y eso qué significa, pues que fui a caminar yo sola, yupiiiiii!!!!! Sí señor, vale que vuelve a ser en mi zona de confort, pero fui sola y caminé casi una hora. Estoy contenta, muy contenta. Vale que la salida fue impulsada por la cantidad de latidos que mi corazón estaba teniendo y con la fuerza con la que los tenía, pero me siento muy contenta por haber caminado y por haber conseguido hacerlo tanto tiempo.

Caminar está muy bien y si es porque el corazón se te va a salir del pecho, está mucho mejor; pero si eres fibromiálgica he comprobado que, aunque se te vaya a salir el corazón del pecho, si tienes dolores, no vayas al ritmo del corazón porque conseguirás tener ciática y amplificar los dolores en un 50% más. Así que la mejor manera de que el corazón no se te salga del pecho con tanta emoción es tomándote una tila doble.

Llegué a casa y me duché mientras esperaba a que llegara Pablo con Inés y pedir comida japonesa. La ducha me sentó muy bien, pero es tanta la falta de ejercicio que tengo que me temblaba todo el cuerpo. Cuando salí de la ducha ya empecé con la pequeña molestia; es esa pequeña molestia que ya conoces y sabes que no se va a ir en unos días -si tienes suerte- o en unas semanas. Es esa molestia que sientes al moverte de esa manera determinada y que no sabes muy bien si te duele, si es una descarga eléctrica, si es un cosquilleo desagradable; pues bien, era ciática, así que aquí me tienen, contenta, más tranquila pero absolutamente dolorida.

La verdad es que cuando estoy así me cuesta muchísimo escribir. No por nada sino porque mis manos no van al ritmo que deben ir y una compañera de facebook me comentó que era que el cerebro iba más rápido que las manos y por eso nos costaba. Yo no sé por qué es, pero corrijo tanto como escribo por lo que cada artículo me cuesta el doble de tiempo y de trabajo; aunque no me importa, porque he encontrado algo que me apasiona, algo que nunca pensé que podría gustarme de esta manera y es escribir, es poder comunicarme con tantas personas y poder abrirles mi corazón hasta momentos insospechados. Es saber que quiero entretener a las personas que por su enfermedad buscan los artículos; es saber que las personas te van cogiendo cariño y tú a ellas; es saber que voy a compartir un trocito de mi y un trocito de mi experiencia para que alguien pueda beneficiarse de esa lectura, esa información, esa anécdota, esa esperanza que le pongo a cada uno de los escrito, porque si no le pusiera esperanza, si no le pusiera cariño, si no le pusiera experiencia, si no le pusiera amor, no sería yo y no serían escritos míos.

Hoy no he colgado ninguno técnico, pero no he podido, de verdad, la gran aceptación que tuvo la experiencia de ayer y la gran aceptación que tuvo el artículo escrito sobre ella han hecho que me pase el resto del día respondiendo a los mensajes de ánimo y cariño. También, cierto es, he estado charlando por messenger para buscar otros sitios donde poder empezar otra red. Estaríamos encantadas de poder ayudar a otra persona a que se responsabilice de una red de ayuda y vaya tejiéndola poco a poco para ayudar y ser ayudada. Gracias a todos los que preguntan cómo y a todos los que se interesan en cómo pueden ayudar. Estamos encantadas de la respuesta que ha tenido toda esta aventura y queremos darnos más y más, pero para ello necesitamos que nos necesiten, es decir, necesitamos que necesiten a alguien de la red para poner en marcha las ayudas, así que adelante, que ruede, no es excusa el frío, no es excusa el dolor, no es excusa la mala gana, estamos ofreciendo una red de ayuda, aprovéchenla déjense ayudar y ayúdennos!!!!!

Gracias por leerme, les mando besos y abrazos de algodón rogándoles que compartan para que poder ayudar a más personas.

María Díaz