28 de enero de 2017

img_5327

Buenas noches:

Aquí les dejo con un artículo de “Mejora tu salud” donde el autor nos habla de cinco síntomas a tener en cuenta para empezar a preguntarnos si tenemos fibromialgia. El caso es que aún teniendo estos cinco síntomas no tienes por qué padecer esta enfermedad, por lo que recuerdo que la observación y la prevención son importantes pero dejar a un lado la obsesión. Además, nosotras más que nadie sabemos que los síntomas de la fibromialgia son tan extensos y que se puede presentar de tantas maneras que esto es realmente una orientación

Si bien la sintomatología de la fibromialgia puede asemejarse con las de otras dolencias, si presentamos más de un síntoma es conveniente que acudamos al especialista para obtener un diagnóstico precoz

 

La fibromialgia es una enfermedad reconocida por todas las organizaciones médicas (y por la propia Organización Mundial de la Salud desde 1992) y cuya prevalencia es, sin duda, muy frecuente en la mujer.

En la actualidad, la fibromialgia es todo un reto para la ciencia y la medicina, puesto que el cuadro clínico y los síntomas que presenta son muy amplios, y pueden ir desde el dolor crónico musculoesquelético, hasta el colon irritable, vejiga hiperactiva, alteraciones del sueño, bruxismo…

La hipersensibilidad al dolor y las alteraciones de ánimo que esta dolencia crónica provoca en la persona al ver su vida limitada son dos realidades a las que deben hacer frente los pacientes.

Porque el sufrimiento paraliza, y porque resulta muy complejo aportar un tratamiento completo y funcional a la persona para que pueda recuperar su bienestar.

No obstante, como siempre ocurre en lo referente a las enfermedades crónicas, el disponer de la mayor información posible, formar parte de alguna asociación que nos ayude y probar distintos tratamientos puede ofrecernos adecuados resultados.

Por nuestra parte te invitamos a conocer 5 síntomas tempranos sobre la fibromialgia para que los tengas en cuenta.

Fibromialgia: síntomas tempranos

Empezaremos señalando algo importante. Por término medio, una persona aquejada por fibromialgia tarda bastante tiempo en recibir un diagnóstico adecuado sobre la razón de todos los síntomas que presenta.

Es muy común pasar por todo un periplo de médicos y especialistas hasta que un profesional acierta por fin en el diagnóstico. Algo habitual es, por ejemplo, hablar de enfermedades reumáticas o artríticas.

Sin embargo, esta enfermedad tiene una dimensionalidad mucho más amplia.

Lee también “6 cosas que debes tener en cuanta si amas a una persona con dolor crónico”

De hecho, la neurología ya nos revela que estamos no ante una dolencia reumática sino a un problema del sistema sensorial y originada en el sistema nervioso central.

 

Por ello, siempre vale la pena estar atentos a estos síntomas, los cuales, en caso de ser persistentes y de combinarse con otros problemas, nos convencerán de la necesidad de consultar con un buen especialista.

 

Fibromialgia

El anquilosamiento

El anquilosamiento es, por encima de todo, la percepción de que estamos perdiendo la movilidad articular o que esta es muy dolorosa.

  • La sensación de estar “anquilosados” suele aparecer en especial por las mañanas y es uno de los síntomas más tempranos de la fibromialgia.
  • Después de permanecer sentados o acostados durante un período prolongado, o incluso al estar mucho tiempo de pie, nuestro cuerpo y las articulaciones no reaccionan igual.
  • También podemos percibir este síntoma cuando aparecen cambios de en la temperatura o en la humedad relativa.

Un ejemplo sería cuando estamos en una habitación con aire acondicionado. Al salir al exterior y notar la diferencia de temperatura, aparece el dolor de cabeza y un anquilosamiento en los músculos del cuello o de los hombros.

Trastornos del sueño

A pesar de dormir las horas suficientes, los pacientes que sufren esta enfermedad pueden despertarse y sentirse todavía cansados, como si solo hubieran dormido un par de horas.

Lee también cómo reducir el impacto de la artritis con el consumo de ácidos grasos

Diversos estudios sobre el tema nos indican que durante la fase más profunda del sueño (la etapa delta) hay diversas interrupciones en las ondas cerebrales que inducen a un sueño tranquilo y reparador.

Podríamos decir entonces, que a pesar de estar dormidos, no estamos descansando.

Pequeños fallos cognitivos

Las personas que tienen fibromialgia suelen informar de que uno de los primeros síntomas que suelen sentir es cierta dificultad para concentrarse, una lentitud algo molesta para centrarse en determinadas tareas.

  • Estos problemas se conocen como “fibro-neblinas” y suelen caracterizarse por pequeños fallos de memoria para recordar datos, o incluso cierto agobio cuando hay que hacer varias cosas a la vez.
  • Es importante señalar que este tipo de síntomas pueden estar asociados a simples épocas de estrés; por ello, a la hora de valorar si se deben o no a la fibromialgia, hay que tener en cuenta muchos más síntomas (como el dolor articular, el cansancio, etc.).

Malestar abdominal

Muchas personas con fibromialgia suelen experimentar diversos trastornos digestivos que evidencian su temprana aparición a través de los siguientes síntomas:

  • Dolores abdominales, días de estreñimiento o diarrea.
  • También puede aparecer lo que se conoce como “síndrome del colon irritable”.
  • Las digestiones pueden tornarse pesadas o incluso podemos experimentar cierta dificultad a la hora de tragar los alimentos. Los expertos nos indican que, en ocasiones, la fibromialgia cursa con algunos problemas en los músculos del esófago.

Síndrome del dolor miofascial

El síndrome del dolor miofascial es una condición neuromuscular donde se forman unos puntos extremadamente dolorosos (puntos hipersensibles) distribuidos en los músculos u otros tejidos conectivos.

  • Cada vez que ejecutamos movimientos repetitivos se crea una dolorosa sobrecarga imposible de predecir y que puede aparecer en los lugares y momentos más insospechados.
  • A veces, solo con llevar el bolso durante un rato cargado en el hombro, aparece un dolor agudo en la zona del cuello, hombro e incluso en el codo. Es algo que debemos tener en cuenta.

Te recomendamos leer la relación existente entre el dolor de espalda crónico y la depresión

 

No podemos olvidar que la fibromialgia afecta a cada persona de un modo y tiene, sin duda, una sintomatología muy amplia.

No obstante, estos síntomas aquí expuestos pueden ser puntos de referencia, y nos deben animar a buscar ayuda en caso de ser persistentes y de afectar a nuestra calidad de vida.”

Espero que el artículo les haya gustado y realmente les sirva para poder orientar a las personas que estén en sus entornos. Quizás este tipo de información pueda ayudar a que los diagnósticos se agilicen.

Gracias por leerme, les mando besos y abrazos de algodón esperando que compartan para poder ayudar a más personas.