31 de enero de 2017

lo-importante-no-es-lo-que-te-ocurra-sino-como-lo-afrontas

Buenas noches:

Les iba a buscar un artículo de esos que yo llamo técnicos porque hoy no había puesto ninguno, pero después de vivir lo que he vivido hoy prefiero escribir, así que espero que me perdonen, jijiji.

Hoy ha sido un día bastante difícil para mí; hoy se decidía si con los síntomas que sigo teniendo empezaba a trabajar o no. Hoy entré en una sala con un médico que me dijo que me lo iba a explicar porque parecía que estaba perdida. Y yo, reconozco que cada vez me quedaba más boquiabierta porque realmente estaba perdida.

Mi médico de cabecera me había dicho que tenía que ir a ver al inspector, que era el que prorrogaba los seis meses más de baja, que ya él no podía más. También me había dicho que no hacía falta llevar ningún informe, que él lo tendría todo allí. Bien, pues ni la una ni la otra. En primer lugar, es ese señor el que te manda a trabajar o le pregunta a un tribunal si te hacen alguna prueba más o si te incapacitan, o no; y en segundo lugar, ÉL NO TENÍA NINGÚN INFORME ALLÍ NI POSIBILIDAD DE VERLO EN SU ORDENADOR.

Menos mal que la semana pasada fui a buscar el informe al médico de cabecera, aunque le costó dármelo, que fui a pedir el informe del psicólogo, aunque no llegó a tiempo, que fui a pedir el informe de la psicóloga de la asociación, que sí lo tuve y que aporté el informe del reumatólogo privado, porque si no, hubiera sido la consulta más rápida que podrías haberte echado a la cara.En fin, aquello fue como fue y aún estamos esperando a ver si me hacen otra prueba.

Después de mucho llorar en la consulta, salí y seguí llorando porque mi marido me abrazó y no pude aguantar más. Cuando conseguí articular palabra le expliqué qué era lo que tenía que esperar y luego nos fuimos a casa porque reconozco que estaba destrozada anímica y moralmente. Al llegar a casa almorzamos y entré en el facebook y en él me encontré con la sorpresa que conté en el artículo anterior, y la verdad, fue como absolutamente devastador para mi; te quedas pensando por un momento si es que acaso no haces nada bien. Luego te repones y piensas un poco y te das cuenta de que haces muchas cosas buenas, aunque todo el mundo no lo sabe apreciar. Es entonces cuando escribo el artículo y cuento lo que ha pasado. Pues bien, ME HE LLEVADO UNA DE LAS MAYORES SORPRESAS DESDE HACE MUCHO TIEMPO. Todas las personas que están en la red de facebook, los amigos de mis amigas, las amigas mías, las compañeras tejedoras, etc sólo tenían palabras bonitas para mi; ha sido una borrachera de buenas cosas, de buenas vibraciones, de buenas palabras que me encantaría, desde este humilde blog y por si acaso me hubiera olvidado de alguien, agradecer a todos lo realmente reconfortantes, cariñosos, bienintencionados y generosos que han sido con mi ser. Les agradezco infinitamente todas y cada una de las palabras de apoyo que han tenido conmigo, les agradezco que se molestaran en salir a decir algo, porque yo llegaba tan tocada de la cita que pensé que podría ser verdad que no daba nada positivo y que quería un show, pero no, no soy así, yo soy valiente, soy luchadora, animo a las personas a seguir luchando participo de la lucha y sí, discúlpenme por ser humana y caer en el dolor y en la necesidad de ser honesta y contar tanto lo bueno como lo malo, porque si no, primero no sería yo y segundo, estaría engañando a unas personas que confían en entender sus síntomas y lo que les está pasando y sólo lo hacen a través de que alguien les diga que viven lo que ellos, porque en su círculo de amistades y en su círculo familiar, nadie, repito NADIE LOS ENTIENDE. Así de cruda es la historia, así de duro es que muchas personas no tienen en quienes apoyarse salvo unas lecturas de alguien a quien no conoce en la red. Hasta ese punto de inhumanización hemos llegado, hasta el punto de tener que buscar entendimiento en alguien que está a kilómetros de ti porque tu médico o tu marido o tu hermana no te entienden o no te creen.

Dicho esto y para no cansarles más con el tema, informo:

  • Hasta que mis artículos ayuden los voy a seguir publicando
  • Acepto cualquier tipo de crítica educada que, si además es constructiva mejor
  • Si no te gusto por algún motivo -puedes tener varios- no es mi responsabilidad, es la tuya. con no leer lo que publico tienes suficiente
  • Si no te gusta la Red que estamos tejiendo para ayudar y ayudarnos, no participes, pero no intentes cortar los hilos porque puedes dañar a personas que no se lo merecen
  • Si en algún momento te da por pensar por qué haces todo esto, llegas a una conclusión medianamente coherente y no te gusta lo que estás haciendo, SIEMPRE TENDRÁS UN SITIO A MI LADO, si no. deja trabajar a las personas que estamos trabajando para crear un mundo más solidario incluso con la fibromialgia y con sus enfermedades hermanas.

Gracias a todos por leerme, les mando besos y abrazos de algodón rogándoles que compartan para poder ayudar a más personas.