06 de febrero de 2017

intento-ser-normal

Buenas noches:

Pues aquí estoy, haciendo el tonto por la incapacidad que tengo para relacionarme con las personas. Y ustedes dirán: incapacidad nooo; pues sí, aquí donde ustedes me leen, donde ustedes ven que soy capaz de responderles a cualquier comentario, donde soy absolutamente capaz de escribirles sobre mi vida, incluso sobre los aspectos más íntimos; soy lo peor de la timidez. Soy lo menos dado a que se le reconozca de alguna manera. Cuando pido un favor, o cualquier cosa suele ser a personas que conozco mucho o a las que la vida me haya unido en un corto período de tiempo pero muy unidas o a personas que creo que no me van a hacer ni el más mínimo caso, como es la historia que les voy a contar ahora.

El otro día estaba oyendo un podcasts entrevistando a David Uribe, y ustedes dirán y ese quiés es -por lo menos fue lo que dije yo- bueno, que me enrollo; iba tan tranquila escuchándolo y de repente me di cuenta de que estaba absolutamente enganchada a sus palabras; estaba absolutamente absorta con lo que estaba hablando y preguntándome muchas de las palabras claves que él utilizaba y yo era incapaz de conocer su significado, no solo porque las dijera en un inglés que sólo pronuncian él, el que le hacía la entrevista y los ingleses, sino porque hablaban de estrategias y herramientas de las personas que se dedicaban a comunicar para llegar de la mejor manera al receptor, haciéndolo de una forma totalmente amena y con las herramientas adecuadas.

Todo esto iba muy bien hasta que llego a mi casa que es cuando, ni corta ni perezosa me siento, lo busco y le mando un mensaje:

30 DE ENERO DE 2017 14:34
“Hola. Sé que es un atrevimiento por mi parte ya que tendrás muchas cosas que hacer, pero te escuché antes y me dije: atrévete. Mi nombre es María Díaz y en su momento empecé a escribir un blog sobre fibromialgia. Era como escribir mi diario, mi pasado y la explicación que yo le daba a todo esto. Bueno el caso es que empecé a compartirlo en Facebook y en Tumblr y en Twitter y tengo una media de 1000 seguidores diarios. Empecé escribiendo esto y lo siguiente fue, al detectar que las personas con fibromialgia estamos muy solas e incomprendidas, creé una especie de cadena de favores; es decir, una Red de ayuda con personas que viven cerca, y cuál fui mi sorpresa que está funcionando en Madrid, Barcelona, Gran Canaria, Elche, Valencia, San Fernando de Cádiz y Perú. Mi atrevimiento es pedirte que me orientes en cómo puedo continuar esta marea, qué herramientas debo utilizar para poder seguir ayudando y poder llegar a más personas. Qué cursos debo adquirir para aprender más y ayudar mejor. Perdona si te ha molestado y muchas gracias

30 DE ENERO DE 2017 23:24

Bueno, veo que me leíste y seguro que estás muy liado, pero y disculpa si te molesto, las fibromiálgicas necesitamos alicientes para seguir viviendo y me gustaría poder dárselos el mayor tiempo que pueda

Bien, pues cuál es mi sorpresa cuando me responde, espera, no ha sonado muy festivo; pues cual es mi sorpresa que ME RESPONDE!!!!!!!!!

Y me dice estas palabras: “Hola María, agrégame a skype y hablamos” y claro, me dio su dirección de skype. Yo lo agregué pero le expliqué que esa mañana iba a ir al inspector, lugar de que yo no sabía que iba a salir tan mal, y que lo intentaba después de la cita, Si lo llego a intentar en ese momento hubiera mirado bien si yo hacía referencia a los fibromiálgicos o a los ojos de pez enfermo, porque mis ojos no podían estar más inflamados de la llantina que tenía. Así que, por la tarde le dije que tenía una reunión por skype y que después de ella le avisaba a ver si estaba operativo, pero estas chicas se enrollaron tanto que no lo pude llamar. Le mandé un no te olvides de mi al día siguiente por la tarde, pero no obtuve más respuesta; claro que creo que era yo la que no debí haber dejado la oportunidad de hablar con él aunque estas chicas terminaran tarde.

Bueno, pues hoy no sabía de qué escribir y me saltó el chivato de que David se había conectado a skype, así que, ni corta ni perezosa copié el enlace de uno de mis artículos y se los mandé por skype. Espero que lo haya visto, espero que no se haya asustado pensando que soy la típica loca que lo va a perseguir por toda la Red, espero que le interese nuestro teme y que me vuelva a decir cuándo puedo llamarlo, porque me encantaría aprender y saber qué es los cursos que tengo que hacer para poder ayudarnos más.

Realmente estoy luchando por poder llegar a más enfermos de fibromialgia y poder hacer crecer esta red de ayuda para que todos nos sintamos acompañados y seguros en este nuestro mundo que solo se preocupa de las banalidades que nos rodean. Desde aquí hago un llamamiento a quien sepa de ordenadores, de lenguaje de ordenadores, de cursos de formación para temas de internet, redes sociales, blogs, etc por favor que me lo diga, que queremos intentar llegar al máximo de afectados posibles para acompañarlos en su soledad y que no se sientan tan extraños. Que vean que hay personas que los creen y que pasan los mismos síntomas que ellos, que vean que no somos invisibles como nos quieren hacer entender y que tampoco estamos locos. David, si lees esta entrada, Gracias. A lo mejor mi timidez no me dejará volver a comunicarme contigo, pero gracias por responderme la primera vez, y a ustedes, perdonen que no fuera capaz de ponerme en contacto con alguien que podía haberme enseñado muchísimo sólo porque fue un mal día en el inspector de sanidad.

Gracias por leerme, les mando besos y abrazos de algodón rogándoles que compartan para poder ayudar a más personas

María Díaz