16 de febrero 2016

muneco-con-cana-de-pescar-con-corazones

Buenas tardes:

Aquí les dejo un artículo escrito por Edith Sánchez en La Mente es Maravillosa, donde nos habla de las enfermedades autoinmunes y lo complicado que la ciencia lo tiene para entenderlas y tratarlas, ya que en este tipo de enfermedades es el propio organismo el que se vuelve contra el cuerpo. La ciencia habla de que en este tipo de enfermedades influyen múltiples factores y entiende la genética como uno muy importante. La autora comenta que estas enfermedades no son sólo crónicas sino incapacitantes. Les dejo con el artículo:

Edith Sánchez 6, febrero 2016 

Las enfermedades autoinmunes siguen siendo un misterio para la ciencia. Hasta el momento se conocen sus síntomas y su desarrollo, pero se ignora lo que las produce y la mayoría de ellas se puede tratar, pero no curar. Hay hipótesis al respecto, pero ninguna de ellas está totalmente comprobada. Lo que sí se sabe es que la mente juega un papel importante en estas patologías.

Hay enfermedades autoinmunes relativamente conocidas como artritis reumatoide, fibromialgia, diabetes tipo 1 y esclerosis múltiple. Otras son un poco menos recurrentes, como el lupus eritematoso, la tiroiditis autoinmune o el Síndrome de Guillaime-Barré, entre otras.

Lo que resulta desconcertante las enfermedades autoinmunes es que son el resultado de un ataque del cuerpo sobre sí mismo. El organismo se comporta como si los antígenos propios fueran virus invasores y los ataca. En otras palabras, falla el sistema de reconocimiento de lo propio y de lo ajeno. Esto ocurre en personas que están perfectamente sanas y la medicina todavía no sabe por qué.

Las enfermedades autoinmunes y los mecanismos psicosomáticos

La ciencia señala que las enfermedades autoinmunes son el resultado de múltiples factores, dentro de los que la genética juega un papel importante. Sin embargo, hasta el momento no hay evidencias contundentes de que esto sea así. En cambio, sí se ha probado que la mente tiene un rol decisivo en tales patologías, especialmente en cómo es la experiencia subjetiva que produce la enfermedad.

Actualmente las enfermedades autoinmunes son abordadas por la mayoría de los profesionales como enfermedades psicosomáticas. Esto quiere decir que se trata de males que tienen su origen en la mente y que toman forma a través del cuerpo.

Hay diferentes enfoques al respecto. Algunos sostienen que se trata de una incapacidad esencial para verbalizar las emociones. Otros indican que es una respuesta defensiva contra la desintegración emocional. También se aborda como un “delirio corporal”, cuyo antecedente es la depresión, o como una respuesta a un conflicto insoluble.

Sea cual sea el enfoque, lo cierto es que el punto en común es la comprobación de que hay realidades que existen en la mente de las personas y que encuentran una vía de manifestación a través de la enfermedad en el cuerpo.

Los afectos en las enfermedades autoinmunes

Las enfermedades autoinmunes ponen en marcha un mecanismo de autodestrucción. Es el propio cuerpo el que deja de reconocer los antígenos que le pertenecen y comienza a auto-atacarse, como si lo que lleva dentro de sí fuera amenazante o peligroso.

La mente es tan importante en estos procesos, que incluso ha surgido una nueva disciplina para tratar estos males, la cual se conoce con el nombre de psiconeuroinmunología. Así, lo cierto es que las enfermedades autoinmunes no solamente suelen ser crónicas, sino que también resultan incapacitantes y pueden llevar a una persona hasta la muerte.

Los estudios realizados sugieren que quienes padecen este tipo de enfermedades generalmente tienen un alto nivel de depresión, pero esta no siempre es evidente. Dicho de otro modo, puede que se trate incluso de alguien risueño y vital, pero en el fondo lleva una gran insatisfacción que, generalmente, ni él mismo reconoce.

Otro de los rasgos frecuentes es cierta incapacidad para reconocer las propias emociones. Bien sea por una excesiva intelectualización o racionalización de las situaciones o bien porque se trata de personas que quieren tener todo bajo control y experimentan los afectos como amenazas a su autonomía.

Hacia una resolución…

Las enfermedades autoinmunes son insidiosas y dañan notablemente calidad a la vida. Suelen ser dolorosas, de difícil asimilación y poco esperanzadoras. Lo peor es que quienes las sufren acuden al médico en busca de respuestas y, por lo general, solo encuentran silencios y paliativos, no siempre eficaces, para sus padecimientos.

Aunque esto ha venido replanteándose, Occidente ha impuesto la idea de que mente y cuerpo son realidades desligadas y a veces hasta contrapuestas. Sin embargo, cada vez resulta más claro que la salud y el bienestar son conceptos integrales, en los que tiene tanta importancia el plano físico como el plano mental.

La salida para una persona con una enfermedad autoinmune es precisamente dejar de creer que es una pastilla, una vitamina o algún médico milagroso lo que logrará restaurar su salud. No es que no deba acudir a estas soluciones, sino que en su tratamiento de base debe existir la intervención de un profesional de la salud mental.

Todas las enfermedades tienen un componente emocional y mental involucrado, pero en las autoinmunes este factor es absolutamente decisivo. La resistencia a tratar su enfermedad como un tema de la psiquis es, seguramente, la razón fundamental por la que no encuentran alivio para sus sufrimientos físicos.

Una resistencia que nace de la idea equivocada de que aquel que sufre una enfermedad con una base mental es porque no es lo suficientemente fuerte y se apoya en una idea aún más equivocada: este dolor es una invención del paciente.”

A mi me parece absolutamente esclarecedor lo que dice de que las enfermedades autoinmunes dañan notablemente la calidad de vida de las personas y que en los médicos no encontramos respuesta, como ya sabemos, sino silencios y paliativos, que como sabemos no curan. A mi me gustaría creer que los médicos se plantean realmente qué es lo que vivimos los pacientes en nuestras cabezas cuando vemos que vamos hacia atrás, que empeoramos por momentos y que no existe ninguna esperanza de cambio. Qué puede creer un inspector cuando ve que estás en su consulta después de haber vivido un tremendo deterioro físico y psicológico y te hace pasar por un trato inhumano, porque no se cree tu enfermedad.

La verdad es que es muy duro ver cómo tu cuerpo te va poniendo la zancadilla en cada momento y no terminas de levantarte sino todo lo contrario, para llegar en muchas ocasiones arrastrándote a la consulta y saber que lo único que van a hacer es darte un parte hasta la semana siguiente diciéndote que eso es así y que no hay nada que lo cure. Es muy duro verte e ti misma involucionar de esa manera y que lo único que recibes es un es que eso es así y no hay nada más que te podamos dar. Realmente sabe alguien que no esté enfermo lo que es vivir sin esperanza? Me gustaría que la gente fuera capaz de empatizar y ponerse en nuestro lugar. Es muy difícil vivir sabiendo que vas a seguir empeorando, que tu vida se va a convertir en un dolor continuo y en una niebla mental que va a ser cada día más espesa. Es muy duro.

María Díaz