19 de febrero de 2017

resilienciaBuenas noches:

Sé que es muy tarde, pero es que no podía dejar de contar lo que he vivido hoy. Mi prima Cristina lleva muchos años estudiando Metafísica, que no es más que la ciencia que estudia lo que está más allá de lo físico, es decir mente y sentimientos. Es algo así, pero no se preocupen que yo no voy a intentar explicar algo de lo que no sé, intentaré hacerle una entrevista a mi prima y a Marisaro para explicarles a ustedes lo que es por si les sirve en el proceso que están viviendo actualmente.

Bueno, como les decía fui a la charla a la que me invitó mi prima y que impartía Marisaro. En ella aprendí muchas cosas, refresqué otras que tenía en la cabeza y me di cuenta que parte del pensamiento que llevan a cabo, yo los pongo en práctica seguramente por el aprendizaje de la vida que ha hecho que tenga que abrir mi mente a pasos agigantados.

La charla duraba dos horas y tardamos un poco más, pero en ningún momento parecía que se hacía pesada ni nada por el estilo. Estábamos todas muy a gusto escuchando y participando de algo que veíamos que se iba construyendo, que aparece 2000 años antes de Cristo, pero que sigue siendo una sorpresa para quien no se asoma a su ventana y un mundo por descubrir para quienes lo están estudiando, porque al tratarse de la mente y los sentimientos, no es algo sencillo.

La metafísica, explicado fácilmente, no es más que responsabilizarte de atraer con tus pensamientos y tus sentimientos lo que quieres en la vida. No es más que desaprender lo que, hasta ahora hemos aprendido, para aprender de forma diferente las cosas que queremos atraer y cómo hacerlo, porque tenemos que entender que nosotros tenemos el poder de conseguir lo que queramos si lo visualizamos y sabemos modificar nuestro pensamiento y nuestra forma de hablarnos.

Parece una locura, verdad? pero de ahí surgió el PNL que no es más que la programación neuro lingüística para hablarnos y hablar a los demás de una manera correcta. Siempre hemos aprendido las cosas de forma negativa, por ejemplo, cuando vemos a un niño correr le solemos decir: cuidado que no te caigas. El PNL te diría algo así: Fíjate donde pisas, porque no le das al niño, en este caso, la oportunidad de dudar de él, no le dices que la consecuencia más lógica es que se caiga, lo que le dices es que se asegure de pisar por el buen camino omitiendo en todo momento cualquier mención a algo negativo que pueda suceder y que le pueda hacer dudar.Tal y como hablamos trasmitimos inseguridad.

Todo esto se puede trasladar a la enfermedad que tenemos, se puede trasladar la forma que tenemos de afrontarla y de ayudarnos a que sea más llevadera. Fíjate que no hablo de sanación ni curación; hablo de llevarla de la forma más llevadera que cada uno puede llevarla. Si yo me levanto y me duele el coxis y me paso el día diciendo, pensando, anunciando que me duele el coxis, pues al final el coxis te dolerá muchísimo más porque tu mente tiene la fuerza que hará que ese dolor se intensifique. Sin embargo, si te levantas todas las mañanas, tal y como nos levantamos, pero dando gracias a lo que tenemos, hablando de las cosas positivas que vivimos, palpándolas, disfrutándolas, etc. seguro que al final del día nos sintamos mejor que el día anterior que sólo hablábamos de lo que nos dolía el coxis.

Es lo mismo que cuando tenemos algo agradable que hacer. Pues salimos y haciéndolo no solemos sentir dolor, o es muy tenue y se lleva bien. En ese caso al llegar a casa estaremos más cansadas por lo que dormiremos mejor, pero la salida con esa amiga que te ha hecho reír tanto hace que la intensidad de los dolores baje y tú te sientas mejor.

Todo esto tiene su explicación científica y es la que me gustaría tratar en la entrevista con mi prima y con Marisaro, porque la verdad es que salí de la carla muy convencida de que esto nos puede ayudar muchísimo y tenemos derecho a conocerlo por si alguno lo quiere utilizar como una herramienta más dentro de su cinturón de trabajo afrontando esta enfermedad a la que tenemos que plantarle cara.

Gracias por leerme, les mando besos y abrazos de algodón rogándoles que compartan para poder ayudar a más personas.

María Díaz