27 de febrero de 2017

cuando-alguien-habla-a-tus-espaldasBuenas noches:

Muchas son las críticas recibidas por este blog porque dicen que si cuento mi vida privada y que a los demás -entiendo que a algunos- no les interesa. Digo lo de entiendo que a algunos porque recibo muchos más agradecimientos que críticas, no sé si tendrá que ver que no lo hagan directamente o qué. Bueno, el caso es muy sencillo; si el blog que escribo TE ayuda, sigue leyéndolo, si el blog que escribo TE parece mal o no TE ayuda eres igualmente libre para dejar de leerlo. Nadie está obligado a nada, pero esto parece el tema de salsa rosa, que todo el mundo lo critica y todos lo ven. Efectivamente existe la libertad de expresión, tú puedes decir, no me gusta el blog y yo te diré, ok no pasa nada, con dejar de leerlo tienes y te ahorras el mal trago de enterarte de mi vida. Te aseguro que respetaré TU opinión sin dudarlo un instante; ahora si alguien me viene diciéndome que no le gusta el blog que escribo, pero se lo conoce de pe a pa no respetaré SU opinión porque creo más los actos que las palabras.

En otro orden de cosas, hoy me he levantado con varios moretones más, no lo entiendo, si alguien lo lee y me puede decir si también le pasa se lo agradecería; tenía la cara hinchada como la tuve en los últimos meses de embarazo, las manos y los pies también, era toda una inflamación por el cuerpo que no entendía. Decidí dejar tensiones atrás e irme a la peluquería a que me mimaran un poco. Yo todavía no tengo problema con el lavacabezas por lo que me sienta bien ir. Lo único que no aguanto muy bien de la peluquería es el ruido de los secadores y el olor de los productos, pero la verdad es que conseguí relajarme y salí contenta de allí. Al llegar a casa ya empezaron los ruidos, todos demandando mi atención, y algunas rencillas que reconozco que me tienen agotada y me merman la alegría. Después de intentar poner todo y a cada uno en el sitio que yo entendía tendrían que estar, pudiendo actuar injustamente con alguno, me quedé más tranquila y pude almorzar en mejor tono del que se había generado anteriormente.

Los niños tenían que salir así que me quedé a solas con Inés un buen rato, por lo que hicimos duchas y tumbarnos en mi cama, que es lo que más le gusta por la noche, cada una a su labor, yo escribir y ella disfrutar de unos dibujos animados; los dejó a medias porque se quedó dormida. Los perros nos hacían compañía en la habitación, creo que es un momento mágico por lo menos para mi. Mi hija pequeña me coge el brazo mientras yo escribo y ella ve dibujos cerrándosele los ojos y acariciándome; los perros a un lado de la cama y dando el calor que falta en esta época del año.

Hoy me he encontrado dolorida por la mañana, las piernas no eran mías, wow, cómo me dolían. Entre el dolor y la inflamación la verdad es que menos mal que fui en coche a la pelu, porque caminar y subir todas esas escaleras no hubiera podido. La peluquera me comentó que ella también tenía la cara hinchada y mi hijo me dijo que le picaban los ojos y le dolía la garganta, La conclusión a la que llegamos es que va a venir tierra. Y no es que no haya venido, porque la lluvia que ha caído me tiene las terrazas llenas de tierra.

Los dedos se me siguen trabando a la hora de escribir, y aparece de repente la dislexia momentánea que hace que el artículo lo escriba bien despacio, porque he de corregir mucho.

En estos días me he encontrado una solicitud de amistad que me ha llamado mucho la atención; se lo contaba a mi compañera Erica porque ella la conoce de antes, La solicitud viene de una persona que desde que encontró -no sé cómo- mis escritos, no hacía más que elogiarlos, pero que un día se volvió absolutamente dañina en sus comentarios, porque  yo respeto muchísimo las críticas, tanto que no me atrevo a quitarlas porque entiendo que son parte del proceso de aprendizaje, pero esta persona, que si buscan sus críticas en público seguirán estando, decidió insultarme como persona, como esposa, como madre, como persona que comparte este espacio con quien lo quiera leer, etc. Me mandó por privado una canción y un corazón devastador al abrirlo.

Mi sorpresa es que, como dije antes, vuelvo a encontrar una solicitud suya de amistad, pero como yo la había bloqueado, se cambió el apellido, las dos últimas letras. Mi primera impresión fue de sorpresa y de bloquearla sobre la marcha, pero lo pensé mejor y se lo comenté a mi compañera de Argentina y lo que hice fue ponerle unas letras explicándole que como la creía mala persona y tóxica para los que estaban a mi lado, como lo único que había hecho era burlas y críticas hacia mi persona y hacia mis escritos, que no la aceptaba como amiga y que la iba a volver a bloquear. NO LOGRO ENTENDERLO. Por qué las personas insisten en aparecer, en querer dañar, en hacerse luego las víctimas. Por qué las personas no son capaces de tener la misma fuerza para hacer algo mal y decir que lo han hecho; por qué el mundo se mueve mucho mejor con el victimismo y con la doble cara. Sí señores, sí lo hice, no tengo por qué decir que no. Quité a Alma del grupo porque lo que estaba publicando en ese momento era mentira, porque lo que estaba diciendo de una compañera, a la que yo convencí para que participara en el proyecto en Barcelona junto a Alma, mentía sin importarle que le mentía a las personas enfermas que habían creído en ella; mentía y había bloqueado a la otra compañera para que no se pudiera defender, sí señores: HABÍA BLOQUEADO A LA OTRA COMPAÑERA, LA OTRA ADMINISTRADORA DEL GRUPO, PARA QUE NO SE PUDIERA DEFENDER. Así que lo más responsable por mi parte fue sacarla a ella del grupo y meter a la otra compañera para que pudiera defenderse y pudiera recuperar a las personas que llevaban tanto tiempo con ella trabajando sin problemas hasta que esta persona se metió en medio.Cuando esta persona sacó a todos los componentes de su grupo, yo le di de baja al grupo y le creé a Alma SOBRE LA MARCHA otro grupo con el mismo nombre y con la misma foto de portada, El único problema que encontré fue que como Alma me había bloqueado tuve que poner de administradora a su fiel amiga Ana Pastor. Eso fue todo lo que ocurrió. Versiones habrá mil, pero la que yo contemplo es la de mi verdad y lo único que me quedó por hacer fue comunicarle a las personas del grupo lo que había sucedido. NO TENGO OTRA VERDAD, ESTA ES LA MÍA Y LA DIGO AHORA PORQUE ES AHORA CUANDO MUCHAS PERSONAS ME DICEN LO MAL QUE LO PASARON PORQUE TODOS SOMOS ENFERMOS, ETC, Y TIENEN TODA LA RAZÓN DEL MUNDO, OBRÉ MAL POR NO HABLAR EN SU MOMENTO.

Jamás obligué a nadie a publicar mis artículos en sus redes, jamás; de hecho hay varios messenger que conservo donde les pregunto si quieren que les siga publicando los artículos y todas dijeron que sí; es de mucha mala baba mentir diciendo que si no publicabas no podías estar en nuestro grupo. Señores esta es mi verdad y como tal la defiendo. Una persona que se pasa dos semanas dentro de tu red intentando jugártela con las otras compañeras y que se la juega a la persona a la que yo, personalmente, le había pedido si quería estar en el grupo de Barcelona y unirse con Alma, no merece, desde mi punto de vista, otro trato que no fuera este. Lamento si mi explicación ha llegado tarde, siempre he sabido que en algún momento tenía que decir algo, y para mi, el momento es hoy

gracias por leerme, les mando besos y abrazos de algodón rogándoles que compartan para poder ayudar a más personas

María Díaz