03 de marzo de 2017

arcoiris

Buenas noches:

No los tengo abandonados con los artículos, lo que pasa es que estamos muy a tope intentando abrir nuevas direcciones en la Red de ayuda para poder llegar a más personas. En ese sentido se ha unido a nosotras una nueva amiga, Bego Pérez, que va a encargarse de llevar el nuevo grupo del País Vasco, donde esperamos tener más personas que quieran ayudar y recibir ayuda. Estamos absolutamente encantadas porque vemos que la ilusión que tenemos, no se ha resentido nada y que vamos avanzando y abriéndonos camino por la geografía española y mundial.

Obviamente seguimos necesitando personas para los lugares que quedan pero la red va creciendo en número y en calidad.

En Gran Canaria tenemos un grupo de Facebook en el que hablamos, animamos y compartimos experiencias e información interesante y que anima a los componentes del mismo. También tenemos un grupo de whatssap en el que nos desahogamos unas con las otras y en el que nos consolamos, nos reímos, nos mandamos fotos personales etc. Lo mejor de todo es que siempre, siempre tenemos a alguien que está al otro lado con una palabra de aliento y con una actitud positiva y de ayuda. Señores, esto es posible. Esto se da, va caminando, va creciendo y con las personas felices y agradeciendo que se haya formado. No hay día en el que cada una de las componentes del equipo no recibe una felicitación, un agradecimiento, un detalle de buenos días o buenas noches, etc.

El grupo de Madrid ha hecho una quedada fabulosa. Fueron más o menos unas 13 personas a tomarse un cortado, lo que llevó a una merienda y concluyó con una cena y copas en Móstoles. Fue absolutamente divertido, las fotos lo demuestran. Esto es lo que tiene estar en un grupo de personas que te comprenden, que pueden realmente empatizar contigo porque sienten como tu, saben que no estás loca. Hubo muchas confidencias, muchas aperturas de almas donde se forjaron nuevas amistades y se aclararon cosas que no se entendían del todo.

Las personas de la red de Argentina están empezando a moverse para una quedada cercana, Argentina es muy grande, y tenemos que buscar personas que quieran ayudar a Erica con el reclutamiento de personas que estén dispuestas a ayudar y a recibir ayudas. De verdad hay una cosa muy clara, gana más el que ayuda que el que recibe la ayuda.

En Barcelona tenemos a una persona acostumbrada a estar en grupos de Facebook, por lo que es una experta en el tema. Ella, Mont, es una persona con las letras mayúsculas -realmente como cualquiera de las compañeras que están en la red- sincera, divertida, amena, trabajadora, etc. Tenemos mucha suerte de contar con ella y las personas que están en los grupos así nos lo hacen ver, En realidad, ella hacía un poco lo que es la red en sí, lo que no se le había ocurrido ponerle una estructura y hacerlo crecer.

Tenemos un grupo, el que hemos denominado Mundial en el que hemos ido metiendo a personas de confianza para que se vayan conociendo y para que esta red deje las distancias en otro siglo, porque lo que estamos haciendo es acercar a las personas, acercar los sentimientos, acercar las gargantas que, en definitiva, es lo que hará que podamos exigir una ley justa para nuestra enfermedad donde seamos mirados por médicos competentes que realmente quieran tratar a los pacientes para mejorarles su calidad de vida y para que puedan ser más felices, sin que dependa de si puede o no trabajar. Está claro que no mentimos a nadie, pedimos que mejoren las condiciones y adapten los empleos para personas con nuestra problemática, que comienza al oír el despertador después de no haber dormido nada e intentar poner los pies en el suelo.

Me encantaría que alguien se planteara la dificultad de poner los pies en el suelo, de estirarte a primera hora de la mañana, de caminar, de pensar, de hablar, etc. Somos personas que intentamos, pero en muchas ocasiones no podemos, así que no conseguimos, sin embargo miramos la vida y queremos más, queremos sentirnos útiles, queremos encontrar mejoras para nosotros: QUEREMOS QUE NOS CREAN.

Gracias por leerme, les mando un beso y abrazos de algodón regándoles que compartan para poder ayudar a más personas.

María Díaz