07 de marzo de 2017

foto de grupo

Buenas noches:

Otra noche que volvemos a estar de enhorabuena. Otra noche en la que podemos festejar que las personas siguen teniendo ganas de salvar la raza humana, que podemos festejar que las personas de a pie, perdón por no indicarlo antes bien, seguimos queriendo ayudar, comprometernos con el bienestar del prójimo, con el bienestar de los menos protegidos y de los menos fuertes, con el bienestar de la gente de la calle, de los barrios, de las casa humildes, de las viviendas sociales, de los pisos de alquiler, de los de las hipotecas que les comen los honorarios, de las casas independientes, de las casas adosadas, de los chalets, de los dúplex, de las masías, de las mansiones, de los palacetes, incluso, de los palacios. Seguimos queriendo ayudar, creo que así lo hubiera resumido y hubiera estado bien, pero de la otra manera dejamos claro que esta enfermedad -como cualquiera de ellas- no distingue de clases sociales; lo que sí distingue a las clases sociales es el médico que pueda atenderte en función del dinero que puedas pagar; es el fisioterapeuta que pueda tratarte en función de lo mismo; es el tipo de ejercicio que puedas realizar; es el tipo de trabajo que puedas tener; es que puedas tomar libremente la decisión de dejar tu trabajo o no; pero como decía, es un día en el que más personas han querido venir a colaborar a la Red de Ayuda por lo que, por fin, hemos creado una línea en Córdoba, con lo necesitada que está Andalucía de nuestra ayuda, intentaremos seguir creciendo de forma limpia y honesta por esa zona también.

En otro orden de cosas, me he levantado muy dolorida; y digo muy dolorida porque me dolía todo el cuerpo, Hacía micho tiempo que yo no sentía ese grado de dolor, esa cantidad repartida tan bien y donde no encontraba zona que no estuviera afectada por él. Me levanté a las diez como si me hubieran pegado una paliza, molida que se dice en mi tierra, desayuné y me mediqué, pero los síntomas no desaparecían, así que en el almuerzo me tomé otra pastilla para intentar mitigar este dolor generalizado, pero no hubo forma. Es ahora y sigue doliéndome mucho la espalda, el cuello y la mandíbula. Menos mal que mañana tengo ya visita con el dentista para reponer la placa de descarga que se me rompió hace poco. Es increíble todo lo que afecta el bruxismo a las personas que lo padecemos, como se nos carga el cuello, como nos duele el oído, la mandíbula, etc. También he notado que hoy he bebido mucha agua y no es precisamente porque haya hecho calor.

Mañana voy a empezar unas clases de yoga en un centro en el que las imparte mi prima. Espero poder hacer algo, porque el dolor que siento me tiene muy parada. Lo que más miedo me da es que a la hora de cambiar de posturas me pase lo de siempre, que empiece con los mareos y que me entre el agobio de no poder centrarme en la clase. Bueno, creo que es una fantástica noticia, así que voy a tomármela como lo positiva que es y a disfrutar cuando llegue el momento. La única pena que siento es que voy a dejar solos a los perros mucho rato, pero bueno, espero que no se enfaden mucho.

Les dejo ya recordándoles las líneas que tenemos abiertas en España y Argentina por si alguien nos quiere buscar en facebook y unirse a la causa que estamos llevando a cabo:

  • Fibromadrid ayuda y apoyo lo lleva Manoli Rodríguez
  • Fibrobarcelona ayuda y apoyo lo lleva Mont Ramos
  • Fibrobizkaia ayuda y apoyo lo lleva Bego Pérez
  • Fibrovalencia ayuda y apoyo lo lleva Ángeles Blasco
  • Fibrotalavera ayuda y apoyo lo lleva Elena Sánchez
  • Fibrocordoba ayuda y apoyo lo lleva Bea Mansilla
  • Fibrogran canaria ayuda y apoyo lo llevo yo, María Díaz
  • Fibroargentina ayuda y apoyo lo lleva Erica Ester García.

Gracias por leerme, les mando besos y abrazos de algodón rogándoles que compartan para poder ayudar a más personas.

María Díaz