18 de marzo de 2017

quedada de Argentina

Buenas noches:

El día de hoy ha sido muy intenso. Ha sido un día muy trabajado, desde lo psíquico a lo físico, desde dentro hacia fuera, desde la emoción hasta el pensamiento positivo. Hoy el día ha sido soleado aunque haya llovido en la ciudad; el día ha sido de reflexión y de autonomía, de deporte y relax; en definitiva, hoy cuento que el día ha sido aprovechado y de aprendizaje, pero esto último como lo son todos los días.

Me levanté temprano -para ser sábado- y fui a clase de yoga. Estoy muy contenta porque fui conduciendo yo, volví a atreverme a coger el coche y conducir hasta la clase de yoga. Aparqué con tiempo y bajé tranquilamente a la clase. Al llegar, me cambié y entré en la sala. A 40º me tumbé en el suelo e intenté relajarme, pero enseguida entró la profesora y no me dio mucho tiempo de ello. Comenzamos la clase pero hoy no fue mi día, estaba absolutamente agotada; mi cuerpo intentaba expandirse con los movimientos de las poses pero me era imposible llegar al final de muchas de ellas porque notaba una resistencia física increíble. No me importó -salvo por el agotamiento que sentía- hice lo que pude y fui llegando hasta el final, la postura 26, a la que debes llegar con todos los músculos y articulaciones preparados para hacer, porque es donde más se retuerce tu cuerpo; la hice. Al terminar de ducharme llamé a casa y conduciendo fui hasta Decathlon porque necesitaba comprarme unas cuantas cosas cuantas cosas para la clase. Me compré lo que necesitaba y, como siempre, algo más, por lo que el sol volvió a salir aunque la lluvia se divisaba desde los escaparates de la tienda.

Al volver a casa hice un par de tareas domésticas, almorcé y tuve un episodio de charla poco agradable al principio pero que fue mejorando según pasaban los minutos. Luego me conecté a facebook porque había unas compañeras esperando por mí para hablar con unas personas que quieren abrir diferentes líneas en diferentes partes del mundo. En este caso tocó Costa Rica donde, según nos comenta Evelyn, la fibromialgia es un tema del que la medicina se ha ocupado bien poco, por lo que, con más razón, nos urge abrir una línea allá. Anoche charlamos con una compañera, Gilma, para abrir una línea en Colombia, donde también la fibromialgia parece ser una enfermedad fantasma. Con todo ello, entendemos que URGE ABRIR ESTAS LÍNEAS SIN DEMORA.

Las compañeras y yo hemos decidido no demorarlo más, hemos decidido seguir yendo hasta donde nos necesiten. Hemos decidido seguir aunando el mundo vía internet, aunar nuestras gargantas para que nos conozcan, para que nos escuchen, para que luchemos unidos para conseguir que nos respeten, para conseguir la dignidad dentro de una enfermedad que, aunque no nos mate, no tiene muy jodidos; una enfermedad que destroza familias, que arruina a las personas, que no nos deja avanzar hacia ningún lugar porque siempre estaremos a expensas de que realmente nos reconozcan las limitaciones que tenemos para que el mundo se pueda adaptar un poquito a nosotros igual que se adapta a muchos enfermos.

Estoy contenta; muy contenta. Hoy es sábado y las cuatro cabezas visibles de esta línea estamos inmersas en nuestros movimientos para lograr crecer, para lograr ayudar a las personas que nos necesiten y ayudarnos a nosotras mismas. Es un proyecto que no nos importa -sino todo lo contrario- trabajar los fines de semana, porque no podemos dejar a las personas sufrir, porque ahora hay mucho trabajo que hacer, porque hasta que podamos unir el mundo y todos conozcan nuestro proyecto tenemos que estar al pie del cañón; tenemos que estar dispuestas a sacrificar otro tiempo de placer porque lo que hacemos nos produce mucho placer, lo que hacemos nos produce mucha satisfacción, porque lo que hacemos lo hacemos de forma desinteresada porque lo que nos interesa es que los enfermos de fibromialgia mejoren su calidad de vida.

Ahora, que son las nueve de la noche en Canarias, puedo decir que ha sido un día soleado y lluvioso, que ha sido un día de entendimiento y de falta de él, que ha sido un día de mucho trabajo, tanto físico como psíquico; hoy puedo decir que ha sido un día de un total oxímoron donde las sensaciones se han entremezclado; donde ver a Erica en las fotos de su quedada ayer en Argentina con personas que pertenecen a la línea que ella ha creado al otro lado del mundo -que no les he contado que ayer estuvimos conectadas por videoconferencia con ellas- me ha llenado de alegría el alma, ver su cara, su felicidad, palpar la felicidad que allí se sentía ha sido absolutamente gratificante para todas las que estamos a este lado del charco. Gracias Erica, gracias a todas las que participaron -Mima, Marcela y Vale- y nos hicieron sentir partícipes al otro lado del mundo; gracias porque nos han demostrado que tenemos razón, que podemos y que el resto del mundo no es tan lejos, que más lejos pueden estar dos corazones que moran en el mismo hogar; el resto del mundo está a la distancia que nosotros la queramos colocar, ni más ni menos. Gracias.

Gracias por leerme, les mando besos y abrazos de algodón rogándoles que compartan para poder ayudar a más personas.