23 de marzo de 2017

Red de colaboración en las redes

Buenos días:

Un día más viendo cómo algunos humanos podemos ser tan inhumanos, viendo cómo la miseria se ceba con los más débiles sin ningún tipo de condescendencia, sin ningún tipo de piedad. Nos hacemos los ciegos o sólo es que decidimos no mirar? No estamos en este mundo para sacar adelante a todos o sólo para salir los que son más fuertes, los que tienen posibilidades de cuna, los que se ganan una lotería o los que pisan a los demás? Ojalá la sociedad se conciencie algún día de la necesidad existente de educar personas y no competidores natos.

Hoy me he levantado muy dolorida. Hace mucho frío y hay mucha humedad, pero a medida que me medico y que tomo algo caliente, parece que mi cuerpo, aunque lleno de dolor, se puede poner en marcha para solventar las cosas que la Red necesita y para poder escribir los artículos que escribo. Cuando escribí el artículo de ayer se puso en contacto conmigo una persona con la que voy a hablar hoy porque padece sensibilidad química múltiple; de verdad, ver lo que ayer vi me consterna y me hace pensar que realmente vivimos en un mundo absolutamente falto de empatía y de respeto por las necesidades de los habitantes. Mi hija Elba, como siempre, me da lecciones de convivencia y de amor al prójimo. Me planteaba la capacidad que tiene el ser humano de ser absolutamente dejado con sus iguales y maltratador con los animales. Cuánta verdad salida de una niña de trece años!, cuánta sabiduría en un cuerpo tan pequeño pero una mente absolutamente despierta y empática. Por supuesto me ponía ejemplos de todo lo que me contaba y de cómo se sentía. Qué suerte tengo, de verdad; que suerte tengo de tener a una amante de la vida y del respeto en casa. Tengo suerte de cualquiera de ellos, pero Elba es la que rompió el molde en este sentido.

Por otra parte, la fibromialgia sigue dejando personas absolutamente en condiciones de pura ruina económica. A la desgracia de tener que vivir con dolor, con fibroniebla, con vértigo, con mareo, con hipersensibilidad, con incomprensión, con rupturas familiares, con las acusaciones de vagos, mentirosos, flojos, llorones, quejicas, etc, se nos une la imposibilidad de mantener un puesto de trabajo por el absentismo laboral debido a las crisis que vivimos, y la burla perpetua de los médicos que no nos reconocen la incapacidad que tenemos para que el estado -ese estado que sigue robando las pensiones y sigue manteniendo sueldos vitalicios y desorbitados a los ex-presidentes, que sigue dando dietas a los ministros que viven en Madrid, etc- nos de una pensión digna y adecuada a la patología y severidad de la misma que tenemos. Resulta absolutamente necesario que empiecen a comprender que las personas con fibromialgia tenemos unas necesidades que ellos están obligados a cubrir y nosotros debemos unirnos y luchar para que nos escuchen y para que dejemos de ser una enfermedad invisible para que podamos salir adelante. ALGUNOS DE NUESTROS COMPAÑEROS PASAN PENURIAS CONTINUAMENTE, NI SIQUIERA A LOS AFECTADOS NOS IMPORTA ESO?, es que somos tan inhumanos como el resto de humanos? Yo estoy segura de que no; estoy segura de que podemos ayudarnos a nosotros mismos y a los nuestros; de que podemos poner nuestro granito de arena por intentar ayudar a que todos los enfermos puedan vivir con dignidad, y hablo de todos los enfermos de cualquier enfermedad, no sólo a las personas que padecemos fibromialgia. Estamos o no dispuestos a unirnos? Sigo insistiendo en que tenemos una Red de Ayuda y Apoyo para enfermos, amigos y familiares. Sigo insistiendo en que la Red está funcionando y que vamos creciendo; sigo insistiendo en que la ayuda es fundamental y muy sencilla; sigo insistiendo en que debemos abandonar nuestro letargo, debemos abandonar nuestra estancia en el dolor, debemos abandonar nuestro miedo y debemos salir a aportar nuestro granito de arena para ayudar y ser ayudados.

Gracias por leerme, les mando besos y abrazos de algodón rogándoles que compartan para poder ayudar a más personas.

María Díaz.