08 de abril de 2017

john lenon

Buenas noches:

Sé claramente dónde está mi sitio; está cerca de los míos, en mi casa y con míos hijos hasta los de cuatro patas. Lo único es que también me gusta escribir, pese a quien pese. Escribirá bien, mal o regular, pero lo que escribo es parte de lo que siento, de lo que vivo y de lo que me apetece contar.

Estamos agotadas, ha sido mucho el trabajo de reubicar, de sentir que debemos hacer las cosas bien, que debemos tener en cuenta que estamos tratando con personas como nosotras, personas enfermas de fibromialgia y que lo único que queremos es salir adelante, ayudarnos y apoyarnos.

No es fácil estar en el ojo del huracán, no lo es; pero ahí me han colocado sin saber por qué, sin esperar nada de nadie y sin ofender a nadie; sólo por el simple hecho de querer sacar adelante un grupo de ayuda, un grupo que, en el caso de Gran Canaria, ha sido y es maravilloso, porque ha servido para que, en este caso mujeres, se pongan a luchar por ayudarse, por apoyarse, por escucharse y por aprender unas de otras. No es una tarea fácil, pero ellas lo han hecho de maravilla por lo que es un grupo que va prácticamente solo. Han confiado las unas en las otras y ha salido bien; parece que todas han sido dignas de confianza y han ayudado a que el grupo funcione de manera maravillosa, tal y como lo sentí desde el principio.

Ahora todo es diferente, debe ser que no terminamos de aprender de nuestra enfermedad. Ahora todo es competición y malestar por parte de quienes han querido estar de una forma controladora y malintencionada. No importa, seguiremos adelante con la comprensión de quienes quieran seguir y de quienes quieran estar.

Esto sólo puede repercutir de manera negativa en nuestros magullados cuerpos. Padecemos una enfermedad fastidiada que no nos da tregua, padecemos una enfermedad que destroza nuestros cuerpos, nuestra mente y nuestro amor propio y tenemos que estar muy atentos; muy atentos para no decaer en nuestro serio compromiso de cuidarnos a nosotros mismos; de cuidarnos porque, aunque tengamos personas que nos cuiden también, tenemos que ocuparnos de nuestra propia felicidad, porque esa es realmente nuestra responsabilidad. Nadie va a saber mejor que nosotros mismos lo que será bueno para que seamos felices; nadie.

Les voy a dejar un texto, con permiso de una compañera y amiga de la Red de Gran Canaria, que define muy bien -desde mi punto de vista- lo que debe ser la responsabilidad que nos debemos:

Durante un seminario para matrimonios, le preguntaron a una mujer:
-Te hace  feliz tu esposo? ¿Verdaderamente te hace feliz?
En ese momento el  esposo levantó ligeramente el cuello en señal de seguridad, sabía que su esposa diría que sí, pues ella jamás se había quejado durante su matrimonio.
Sin embargo la esposa respondió con un rotundo
– ‘No  …… no me hace feliz’
Y ante el asombro del esposo… continuó:
-No me  hace feliz ……… ¡Yo soy feliz! …
El que yo sea feliz o no, eso no depende de el,   sino de  mí.
Yo soy la  única persona, de quien depende, mi felicidad.
Yo determino  ser feliz en cada situación y en cada momento de mi  vida,   pues si mi felicidad dependiera …de alguna  persona,  cosa… o circunstancia. … sobre la faz de esta tierra,
yo estaría en serios problemas.
Todo lo que existe en esta  vida, cambia continuamente. …   El ser humano, las  riquezas,  mi cuerpo, el clima, los placeres, etc.   Y así podría decir una lista interminable.
A través de  toda  mi vida, he aprendido algo;
decido ser feliz y lo demás lo llamo…. ‘experiencias’:
amar,
perdonar,
ayudar,
comprender,
aceptar,
escuchar,
consolar.
Hay gente que dice:
–  No  puedo ser feliz … porque estoy enferma,  porque no tengo  dinero, porque hace mucho calor,   porque alguien me   insultó, porque alguien ha dejado de amarme, porque alguien no me valoró…..
Pero …lo que no sabes es que ….PUEDES SER  FELIZ…….
aunque…  estés enfermo,
aunque…haga calor,
aunque… no  tengas  dinero,
aunque… alguien te  haya insultado,
aunque… alguien no te amó ,
o no te haya valorado.
La vida es como andar en bicicleta…   te  caes, sólo si dejas de pedalear.
Empieza tu dia, tu semana y este nuevo mes con una sonrisa  y no permitas que nada ni nadie la borre de tu rostro.
¡SER FELIZ  ES ACTITUD!

Gracias Terysa.

Gracias por leerme. Les mando Besos y abrazos de algodón.

María Díaz.