18 de abril de 2017

felicidad contagiosa

Buenas tardes:

Nuevamente día soleado en Gran Canaria. Aquí me encuentro intentando escribir después de levantarme un poco tarde, pero es que ayer me quedé haciendo cositas hasta la madrugada. Sigo muy animada aunque muy dolorida, me están apareciendo dolores donde no me habían aparecido antes, en los muslos, etc. Creo que la cosa sigue avanzando irremediablemente; los antebrazos nunca me habían dolido y ahora noto cómo me arden y cómo duelen al tacto o con algún movimiento. En las piernas aparecen punzadas que antes sólo aparecían cuando hacía algún esfuerzo extra. No pasa nada; quiere seguir entrando en mi cuerpo y permanecer en él. Pues eso, a adaptarse y a convivir con ella, como no me queda otro remedio lo voy a tomar tal y como viene.

Todo esto no ha podido empequeñecer el buen humor que he decidido adoptar desde ayer. Todo esto no va a poder estropear mis planes de crecimiento personal, familiar y mis planes de volver a ser una persona alegre y dada a ayudar y a motivar. Todo esto sólo me va a enseñar que debo hacer las cosas con otro nivel de exigencia y a otro ritmo. No sé lo que me durará este estado de ánimo, pero lo voy a aprovechar el tiempo que dure.

En otro orden de cosas informo con mucha alegría que el grupo de Ayuda y Apoyo de Gran Canaria vuelve a quedar para pasar una tarde reunidas mañana. Esperemos que esta vez salga bien y que no tengamos que suspenderlo. Seguimos ayudándonos diariamente por whatssap. Las chicas son muy entregadas a la labor de cuidar y mimar a las compañeras porque entienden claramente lo que nos sucede. Hacemos una piña fantástica y les estoy muy pero que muy agradecida por estar y por permanecer en mi vida y en el grupo que se ha creado. Son todas fantásticas y quieren aprender en todo momento cómo ayudar a quienes no padecen sólo fibromialgia. En el grupo hay varias compañeras con sensibilidad química múltiple y hoy se han estado informando del protocolo que debemos llevar a cabo para que, cuando ellas se sientan mejor, puedan asistir a una de nuestras reuniones. Es muy interesante aprender todas estas cosas para seguir ayudando y apoyando cada vez más y mejor, acompañando y estando presentes en la vida de cada una luchando para que el resto del mundo nos entienda y empatice con nosotras.

Gracias por leerme, les mando besos y abrazos de algodón rogándoles que compartan para poder ayudar a más personas.

María Díaz.