19 de abril de 2017

ayuda

Buenos días:

Aquí estamos otro día más, rodeada de mis hijos de cuatro patas e intentando descansar estos dolores que no me dejan tranquila. Es cierto que no cesan en mi, pero bueno, qué se le va a hacer, si es así como quiere permanecer en mi cuerpo lo único que puedo hacer es esperar a que mengue su ira o a que la medicina avance en este tema. Así que lo que me queda, como ya dije, es esperar por lo que acomodo nuevamente mi sillón y pasaré el tiempo necesario en él para coger fuerzas porque no pienso dejar que el dolor gane. Por lo tanto, dormiré más, descansaré más y viviré con más ánimo el tiempo que me encuentre bien.

Por otra parte sigo muy animada. Disfruto de la tranquilidad de mi casa a ciertas horas y después, de la llegada de la marea humana. No me puedo quejar, tengo de todo, jijiji. Las horas pasan y yo ya no me agobio por lo que no puedo hacer, sino que me alegro de tomar la decisión de dejarlo y hacerlo cuando pueda; que es lo que deberíamos hacer antes de caer enfermos, pero como todo, lo malo es lo que nos va enseñando a caminar de forma más tranquila. Estoy animándome con las pequeñas cosas que me van pasando al día y con los acontecimientos que voy a ir realizando y hoy es la quedada con las chicas del grupo de Gran Canaria. Siempre que he quedado con ellas he pasado un rato muy agradable, por lo que lo espero con mucha ilusión.

En el grupo de Ayuda y Apoyo estamos en un momento de plena tranquilidad porque nos respetamos y sabemos dónde está cada una; y también porque nadie quiere o tiene, mejor dicho, mayores aspiraciones de las que ya conocemos -ayudar y apoyar a las personas que padecen fibromialgia y a sus familiares y amigos. Las que estamos no hemos tenido nunca ningún tipo de aspiración secreta o de querer sobresalir por encima de las demás; somos todas iguales y así queremos seguir siendo, en nuestra pequeña/gran labor diaria de intentar alegrarle un poco el día a los que lo necesitan.

Otra de nuestras funciones es la de informar todo lo que podamos, por eso es por lo que en nuestros grupos de Facebook siempre ponemos artículos que vamos encontrando en otras páginas o en otros grupos, por y para todos -creo que es un buen lema. Somos conscientes de que hay personas a las que no les gusta que compartamos sus cosas aún citando la fuente de la que sale el artículo, por ejemplo; desde aquí pido disculpas y seguiré tranquilamente compartiendo de los grupos que no tengan reparo en hacerlo. La vida no es otra cosa que compartir; a mí me lo enseñaron de pequeña, pero creo que esta enfermedad debía enseñárnoslo aún más y mejor.

Se acerca el 12 de mayo; como sabemos es el día mundial de la fibromialgia y ayer, la asociación Afigranca, me llamó, como a cada asociado, para ver si podía participar con ellas ese día. Cómo no iba a participar? Si es que ellas nos están ayudando a todas; si es que nos informan de lo que podemos hacer y cómo; si es que, por lo menos yo, sin ellas estaría muy desinformada y desubicada. Lo único que puedo hacer es agradecerle la lucha que están llevando a cabo por todos y colaborar en todo lo que necesiten. Vuelvo a lo mismo de antes: es que la enfermedad no nos ha enseñado nada? Soy más positiva y seguro que sí; seguro que nos ha enseñado mucho sobre todo a las personas que queremos aprender. Debemos estar para servir de ayuda a los demás y a nosotros mismos.

Gracias por leerme, les mando besos y abrazos de algodón rogándoles que compartan para poder llegar a otras personas.

María Díaz