27 de abril de 2014

sin miedo

Buenas tardes:

Sigue el tema coleando. Ahora, no sé quién ni por qué, por lo visto están denunciando mis escritos o publicaciones en facebook alegando derechos de autor. No entiendo nada; cada vez que he cogido algún articulo de alguien para analizarlo desde mi punto de vista, he mencionado de dónde se coge, quién lo escribe y cuándo se publica, por lo que no plagio nada, dejo bien claro que ese escrito -que además coloco como cita- no es mío. Entiendo que a alguien le están molestando mis publicaciones y mis escritos. Lamento si en algún momento dejo de publicar, pero será porque me habrán obligado a no poder compartirlo en facebook como hasta ahora. Llegado ese momento, y siempre que les apetezca y quieran,  podrán leerme en este blog. Lo único que tienen que hacer es poner en la barra de búsqueda conviviendoconlafibromialgia.com y podrán leer lo que escribo o lo que encuentro en la red y pueda ser de interés.

Hoy ha sido un día complicado. Me he levantado bastante desanimada, con las manos muy inflamadas y los pies también. El dolor se ha apoderado de mí como el resto de días, pero ha ido en aumento a medida que ha ido pasando la mañana. Hoy no me he quedado en casa; tenía hora en el médico y he tenido que bajar al centro de Las Palmas. Muy decidida yo iba a ir en taxi y en vez de llamarlo para que me recogiera en casa pensé que sería buena idea pasear hasta que encontrara uno, pero no fue así, cuando pasó el primer taxi yo ya estaba agotada y empezando a pensar que me caía del vértigo que sentía. Increíble, sólo había caminado media calle. Cuando me subí en el taxi me puse a pensar en otras cosas para no empezar a llorar por la desesperación que sentía y lo conseguí.

Bueno, después de tranquilizarme me encontré con Pablo y pudimos ir a presentar los papeles para pedir la discapacidad que me corresponde. Al presentarlos la chica que nos atendió me comentó que solían tardar un año en llamarme para valorarme -increíble- y cuando entré en la consulta del médico me comentó que incluso tardaban dos años. Bueno, menos mal que la presenté ahora (es ironía)

Por lo demás, estoy más animada y el sol ha hecho arreglos en mí, ya que me hace ver las cosas de otra manera y con otro color, por lo que, al verlo todo más claro, mi humor mejora y mi ánimo se restablece. Espero seguir así, porque es la mejor forma de llevar todo esto que nos pasa, esta nuestra enfermedad del día a día; esta nuestra compañera de fatigas.

Gracias por leerme, les mando besos y abrazos de algodón rogándoles que compartan para poder ayudar a más personas.

María Díaz.