01 de mayo de 2017

Tolerancia = paz

Buenas tardes:

Cierto es, las personas hablan sin saber de qué ni por qué, pero hablan. Muchas veces son absolutamente inconscientes, pero siguen hablando sin importarles el daño que puedan causar u que saben que están causando. Las personas hablan y entran en un bucle de crítica, juzgan, y todo esto sin ser capaces de ver la viga en el propio ojo; pero sí, las personas hablan.

Ayer puse un maravilloso vídeo que me mandó mi compañera Lucy, y uno de los comentarios era que la gente no entendía nuestra problemática. Es cierto, las personas no entienden nuestra problemática pero hablan. Las personas hablan y nosotros tenemos que hacernos un escudo que haga que los comentarios dañinos y malintencionados reboten y no nos lleguen a este inmenso corazón que nos caracteriza; pero al mismo tiempo tenemos que aprender a no juzgar, no debemos juzgar a nadie y así, dar ejemplo y no caer en el mismo error que se caen las personas que hablan.

Creo que es una profunda reflexión que debemos hacer de forma absolutamente consciente para intentar conseguir que este mundo deje de hablar sin saber, que este mundo deje de juzgar y criticar por el simple hecho de hacerlo. Creo que debemos apelar a nuestra bondad y tolerancia para que, entre todos, la convivencia sea mejor y más cómoda.

Las personas hablan y muchas veces, como hemos dicho, sin conocimiento de causa; no seamos iguales, dejemos de hablar juzgando, cuestionando y seamos mucho más tolerantes para que nuestros hijos aprendan y se eduquen en la tolerancia y la empatía. Las personas hablan, ayudemos a que dejen de hacerlo y que dejen de juzgar; Para el día mundial de la fibromialgia yo pido reconocimiento de la enfermedad, estudio para que nos puedan ayudar, darle visibilidad a la enfermedad y tolerancia hacia los enfermos y de los enfermos al resto del mundo también, porque debemos entender que no debe ser sencillo comprendernos a nosotros, enfermos de fibromialgia, debemos tener en cuenta que somos los primeros que no nos entendemos, por lo que todos debemos practicar la tolerancia y la empatía.

Gracias por leerme, les mando besos y abrazos de algodón rogándoles que compartan para poder ayudar a más personas.

María Díaz.