03 de mayo de 2017

Vida

Buenos días:

Vuelve a aparecer el sol por la terraza y con él todas las ilusiones que mi mente me plantea, que no son pocas. Espero poder cumplir hoy las pactadas con mi cuerpo y mi cabeza, que intentan ir al mismo compás y que poco a poco van aprendiendo los pasos del baile que les toca hacer juntos.

Ayer el ciempiés empezó a tocar en la puerta de mi espalda, entiendo que ya me echaba de menos, y hoy se ha instalado ahí para hacerme compañía. Yo sólo le he puesto un saco de dormir para que no se ponga muy cómodo y quiera quedarse mucho tiempo, pero dependerá de él y de su perseverancia. Mis manos siguen inflamadas y el cuerpo me duele por cada centímetro cúbico. Los tobillos no consiguen ponerse en forma y las rodillas parecen de cristal y da la impresión de que se romperán a cada paso que doy. Es tremendo cómo podemos aguantar todo esto que tenemos encima, pero lo aguantamos y seguimos adelante porque, aunque a veces no lo podamos ver, la vida es bella y encontrar personas en el camino que nos entiendan y que nos sumen hace que valga la pena vivirla. Esta parte se la dedico a Mónica, una compañera de Gran Canaria que siempre tiene buenas palabras para las demás, pero que no muchas para sí misma. Sabes Mónica? Se te quiere por lo que das, por lo que aportas, por la fuerza que has tenido y tienes; en definitiva, se te quiere.

Tengo un día bastante ocupado, hoy he de ir a la asociación (Afigranca) para cuadrar en qué mesa informativa me voy a poner el día 12 para hablar con las personas e informarles de nuestra enfermedad; así haremos que la vayan conociendo y que empiece a estar presente en algunas cabezas que no la conocen. Me hace ilusión poder ayudarnos aunque sólo sea de esa manera, pero estar presente es importante para mí.

Me he comprado un árbol; un limonero. He leído que la jardinería es buena para calmar ansiedades y dar vida es bueno para todos, así que se ha unido el limonero, a la albahaca, a la orquídea y a la palmera, que he de recuperar por que está un poco pocha. Así que esta tarde he de ir a comprarle al limonero un macetero bastante más grande y tierra para trasplantarlo y que crezca mejor y más sano.

Gracias por leerme, les mando besos y abrazos de algodón rogándoles que compartan para poder ayudar a más personas.

María Díaz.