08 de mayo de 2017

feliz día de la madre flores y mariposa

Buenas tardes:

Sorprendentemente sin ganas de escribir; no sé si será el tiempo, el malestar o el dolor que se trasforman en desgana, pero no encuentro la motivación como en otras ocasiones.

He pasado un fin de semana en familia y con las compañeras de Ayuda y Apoyo vía red social, y he tenido momentos de todo; ilusión, tranquilidad, acercamiento, alejamiento, nerviosismo, desilusión. Después llegó el día de la madre con mis sentimientos a flor de piel y mi sensibilidad puesta por bandera. Añoro a mi madre cada día pero, en fechas señaladas mucho más. Mis hijos pasaron todo el día conmigo. Almorzamos pizzas viendo una peli que, como no podía ser de otra manera, elegí yo, y luego nos fuimos de paseo porque Elba quiso invitarnos a un helado. No la dejé invitar, éramos muchos y su paga es corta. Al paseo se vino también la hija mayor de Pablo y estuvimos un buen rato por ahí. Ya a las nueve yo me sentía agotada y nos volvimos a casa. Así que llegué agotada. Como Alberto no había venido a tomarse el helado porque tenía que estudiar, quedó en que me preparaba la cena y así lo hizo -aunque se hizo el remolón un buen rato.

Viendo que esto es lo que hay y que, como enfermos crónicos nunca vamos a saber cómo estaremos, he decidido hacer cada día lo que mi cuerpo me permita de lo que realmente me apetece. Tengo las mañanas para hacer para mí, y las tardes para mi familia, empezaré a madrugar y a ir a caminar para después ponerme con los temas de la Red y con las cosas de casa.

El dolor ha hecho campamento de mi cuerpo, por lo que ya he de entender que va a ser algo diario, así que a vivir con él y a sacar el mayor partido de lo que pueda dar en cada momento. Mis manos, inflamadas cada día, pierden fuerza y agilidad, así que habrá que acostumbrarse a ello. Mis piernas se inflaman a diario por lo que voy a tener que caminar más, aunque sea más despacio. Empezaré a sacar de mi dieta lo que no deba comer -porque sigo con los helados a pesar de que no me van bien- y comenzaré a hacer comidas más sanas, HE DICHO.

Gracias por leerme, les mando besos y abrazos de algodón rogándoles que compartan para poder ayudar a más personas.

María Díaz.