11 de mayo de 2017

Puntos dolorosos

Buenos días:

Seguimos intentando salir adelante en esto de ayudar y apoyar. Tenemos muy claro que no somos profesionales del tema sanitario ni nada por el estilo, por lo que sólo intentamos acompañar a las personas que nos necesitan de muchas maneras: por whatssap, tomándonos un cortado, charlando, por teléfono, etc. Esa es nuestra manera; no seré la mejor, pero es la que tenemos y a algunas personas les ayuda.

Mañana es el Día Mundial de la Fibromialgia y de sus hermanas mal llamadas “enfermedades invisibles”. Puede que sean enfermedades que no salgan en las pruebas que se nos hacen, pero las personas que las padecemos no tenemos nada de invisibles, es más, siempre nos encontramos en una tremenda lucha contra nuestro cuerpo para poder levantarnos y salir adelante en la vida, porque eso es lo que hacemos, salir adelante en la vida.

Ayer fui a una reunión del colegio de mis hijos y me llevé la grata sorpresa de que dos madres leían el blog. Las dos me comentaron que les parecía una ayuda tremenda para las personas que padecemos este tipo de enfermedades; que te lo digan es algo que te recuerda por lo que has creado esto, para ayudar y apoyar. Gracias a esas dos madres por decírmelo, gracias porque a veces se me olvida que esto ayuda y me desmoralizo pensando para qué expongo tanto mi vida y mi intimidad hablando de mis sentimientos, de mis dolores y de mi vida en general.

Es una pena y me entristece que sea tan complicada la comunicación en algunos casos y que algunas personas sientan que las he dañado por alguna razón. Nunca lo he pretendido, pero tampoco dejaré que se me dañe o que dañen a alguien gratuitamente -por supuesto me refiero a alguien a quien yo vea. Es muy difícil acercar posturas cuando no podemos ver a las personas a las que nos dirigimos, pero esta es la vida, con sus momentos buenos y malos y con todo lo que ello supone. Que a nosotros nos afecta más, pues sí, así es.

Mañana es el gran día, el día donde debemos hacernos escuchar, cada uno a su manera pero intentando llegar al mayor número de personas. Mañana enfermos o sanos, debemos hacer un hueco en nuestro día para apoyar a los que padecemos estas enfermedades y este abandono social; mañana debemos demostrarle al mundo que estamos, que existimos, que padecemos y que merecemos ser mejor tratados para poder seguir luchando con nuestra enfermedad y poder darle al mundo lo mejor que tenemos en cada caso. Necesitamos ayuda; necesitamos manos y voces que reivindique nuestros derechos como enfermos, como ciudadanos y como personas. MAÑANA ES EL DÍA

María Díaz.