29 de mayo de 2017

Tatuaje madre hija

Buenas tardes:

Hoy ha sido un día diferente en casa. Inés no ha tenido que ir a clase porque hacen puente ya que mañana es festivo. La verdad es que es una pena, porque para un día que tenemos para estar solas, nuevamente la fibromialgia se ha llevado varias horas que podía haberle dedicado a ella. Pero no todo es negativo.

Al levantarme ya ella se había puesto en marcha y estaba en el salón viendo dibujos. Desayunamos y nos pusimos con las cosas que había que recoger para poder ponernos a lo que nos apetecía. Sacamos a los perros y -aunque cuente todo esto rápidamente es un lujo vivirlo con ella porque de cada cosa hace un juego con la imaginación que la caracteriza- luego nos sentamos a decidir a qué nos íbamos a dedicar para hacer la parte lúdica que nos apetecía.

Sacamos las labores que habíamos comprado el otro día y eso fue lo que decidimos; punto de cruz. Ya, ya sé que para algunos es algo más que aburrido, pero con ella y con la forma que tiene de descubrir las cosas nuevas que va aprendiendo, es una aventura vivirlo.

Empezó dando las puntadas que le iba diciendo sobre el dibujo de Blancanieves que tenía que bordar y encantada con su nuevo dedal de silicona. A los diez minutos decidió que los perros estaban muy solos y que les iba a hacer compañía. Bueno, en el fondo lo agradecí porque me dolía muchísimo la cabeza y no podía fijar bien la vista. El dolor era tan intenso que tenía ganas de vomitar, pero al apoyar la cabeza en el cojín, todo iba pasando; la sensación era como si me estuviera mareando en un viaje en barco. Ya va pasando; ya va pasando y la enana me ayudó muchísimo en la mejora. Su comprensión, su sonrisa y sus palabras de aliento fueron suficientes para, junto a la medicación, mejorar exponencialmente de este estado, por lo que vemos que sí existen algunas cosas que mejoran esta enfermedad y una de ellas es el cariño y el amor de los seres queridos.

Gracias por leerme, les mando besos y abrazos de algodón esperando que compartan para poder ayudar a más personas.

María Díaz.