30 de mayo de 2017

Libertad.

Buenas tardes:

Libertad, qué palabra tan grande y qué unida está a responsabilidad.

Somos seres libres que debemos luchar por esa libertad con toda nuestras fuerzas. Debemos entender para ello lo que es la libertad, ya que hay muchas personas que la confunden con el libertinaje o con la falta total de lealtad.

Una persona nace libre y así debe seguir siendo, pero en ocasiones nos metemos en relaciones que no nos permiten serlo del todo. Debemos ser libres para elegir qué hacer; debemos ser libres para relacionarnos con quien queremos; debemos ser libres para dejar de relacionarnos con quien no queremos seguir relacionándonos; debemos ser libres para expresar lo que queremos decir y debemos ser libres para ser lo que queremos ser en la vida.

Pero toda esta libertad conlleva una responsabilidad. Una de las cosas que debemos hacer es entender que nuestros actos -los que libremente elegimos realizar- tiene consecuencias; debemos saber que nuestras palabras también las tiene y todo lo que libremente elegimos en este mundo tiene unas consecuencias. Es por esto que debemos ser responsables con las elecciones que hacemos, para que seamos capaces de asumir las consecuencias que nuestros actos tienen.

Muchas personas confunden las consecuencias con el chantaje emocional derivado del acto libre de alguien que no quiere permanecer a su lado por alguna razón determinada. No es así, debemos ser libres para elegir con quién nos movemos, dialogamos, etc, sin que ello suponga un agravio hacia nuestra persona. Es un error pensar que alguien debe coincidir al 100% con nuestras opiniones y, si no es así, acosar o mandar a que acosen o molesten deliberadamente. La madurez también está en dejar libertad a las personas para decidir si quieren o no seguir con nosotros y no culpar a nadie por no querer estar a nuestro lado.

María Díaz.