02 de junio de 2017

El éxito es ir de fracaso en fracaso sin perder el entusiasmo

Buenas tardes:

Hoy celebro la vida. La celebro porque es un día extraño; es un día donde miras a tu alrededor y te das cuenta de que el mundo sigue caminando a pesar de las cosas que ocurren; hoy celebro que el mundo no para, que la vida es mucho más fuere que cualquier otra cosa y que debemos aferrarnos a ella en todo momento.

Se fue de la misma manera que vivió, de forma discreta, tranquila y en silencio. Esa era su forma de ser y su forma de irse. Se fue y ves que tienes que seguir adelante; que tienes que seguir en el tren porque bajarte no te llevaría a ninguna parte; sigues en el tren a pesar de todo, incluso por todo.

Este tren llamado vida es el que nos lleva en cada momento a las circunstancias que nos rodean. Este tren es el que nos ha traído hasta aquí y es el que nos llevará hasta el final, hasta que nuestro cuerpo y nuestra mente aguanten. Este tren es el que nos va enseñando que nada es fácil y que cada uno tiene unas cartas distintas para jugar la partida, pero que con esas cartas debes jugar lo mejor posible.

Es por todo esto por lo que, entendiendo que no es fácil -sino todo lo contrario- y que las cosas se pueden complicar cada vez más, debemos vivir nuestra vida de la mejor manera posible, de la mejor manera a pesar de las circunstancias que esta enfermedad no deja y a pesar de las vicisitudes de esta nuestra realidad. Pero vivir implica eso, vivir. Implica levantarte por la mañana, mirar al día y decirle “voy a por ti”; mirar a nuestros seres queridos y disfrutar de sus sonrisas, de sus palabras, de sus enfados incluso, de sus juegos. Mirar a la vida con ganas de seguir adelante por más que nos duela, por más que este no sea nuestro mejor momento o por más que esté lloviendo. Mirar a nuestro alrededor agradeciendo lo que tenemos y lo que podemos ofrecernos a nosotros mismos y a los demás, y como he dicho, a pesar de nuestra enfermedad. Saben algo? podemos!!! –aunque Silvia crea que es propaganda de un partido político. Podemos y por respeto a nosotros mismos, debemos!!! Es nuestra obligación intentar darnos lo mejor posible a nosotros mismos, y en ese momento, veremos cómo el cristal comienza a aclararse y a ver la vida con colores más alegres. El respeto hacia nuestra persona implica el reconfortarnos a nosotros mismos, conocernos y amarnos, así que, a por ello!!!

María Díaz.