Es increíble el parecido entre frutas y verduras con algunos órganos humanos. Podemos cuidarnos más y mejor de forma natural. Es cierto la famosa frase “somos lo que comemos”