21 de junio de 2017

Amistad

Buenas tardes:

Parece que, de repente, el verano ha llegado y no nos va a dar tregua, así que a adaptarse a él y a disfrutarlo con los enanos que van terminando ya las clases.

Por mi parte sigo insistiendo en salir al aire libre, en hacer ejercicio y en comer sano y ligero. Esta mañana me he visto con una amiga para tomarnos un café ella y unas infusiones yo. Estuvimos charlando y charlando un buen rato, qué bueno es verte con buena gente y disfrutar los momentos que se pasan juntos. Qué bueno es pasar un buen rato con alguien a quien quieres.

Los dolores siguen en mi cuerpo, pero no voy a dejar que puedan conmigo o por lo menos, no voy a ponérselo fácil, así que por la mañana madrugué, desayuné con la  enana e hice ejercicio en casa con el stepper. Me siento contenta cuando aprovecho el día y hago las cosas que me han recomendado para mantener mi salud. Si tengo ganas después, iré a caminar un rato, porque hoy no salimos, si no, haré otro rato de stepper.

Hoy he recibido varias llamadas de amigas y me he sentido muy afortunada de tenerlas y escucharlas. Doy gracias por poder disfrutar de lo que disfruto en esta vida, doy gracias porque es maravilloso sentirse arropada y sentir que las personas se mueven por saber de ti, por saber cómo te encuentras, por saber cómo has descansado; doy gracias porque es maravilloso poder contarles todo esto, poder contarles que hay personas más allá de la realidad que vivimos, que se ocupan y preocupan por hacerte sentir bien y por escucharte o leerte, porque eso también les hace sentir bien a ellas. La verdad es que tengo muchos motivos para agradecer y me gusta hacerlo.

Gracias por leerme, les mando besos y abrazos de algodón rogándoles que sean felices y que se cuiden para sentirse mejor.

María Díaz.