14 de julio de 2017

Máquina de coser

Buenas tardes:

Qué locura de verano!!!, no me da tiempo de todo lo que quiero hacer. No me da tiempo y no me dan las fuerzas, pero en ello estamos y hacia una mejor calidad de vida nos movemos.

Estamos ya instalados en la casa del sur para pasar el verano. Los niños mayores están con las otras partes, así que estoy aprovechando el tiempo para disfrutar de la enana y acercarme más a ella, que siempre viene bien.

Sigo haciendo ejercicios diariamente. Aprovecho las mañanas, después de que mi cuerpo decida despertarse -lleva un horario diferente a mi mente. También estoy con los estiramientos pertinentes y con la alimentación sana -voy descubriendo nuevos sabores que permanecían ocultos para mi paladar.

La verdad es que me anima verme en el camino; ver que estoy venciendo a la dejadez que tenía antes en cuanto a ejercicio se trataba. También me anima mucho el sol, la luz es muy necesaria para mi mejor estado de ánimo.

Voy adaptándome a la nueva medicación y estoy en proceso de suplir la otra. No sé si me ayudará, porque los dolores siguen estando, pero es cierto que la fatiga que tenía ahora la siento en horas determinadas, por lo que puedo realizar más actividades de las que hacía antes.

En agosto vienen el resto de enanos y, la verdad, aunque deseándolo me da un poco de miedo por el trabajo que supone, espero que entiendan que la colaboración es fundamental y que logremos la armonía que llegó a vivir en casa antes de que se tuvieran que marchar. Imagino que tendremos muchas cosas que contarnos y que lo haremos con el paso de los días.

En las horas de más calor aprovecho y hago algo de ejercicio en la piscina; no todos los días porque no doy para tanto, pero me hace sentir bien. Los días que estoy agotada, o no salgo -tan sólo a la terraza- o floto sin más dentro de la misma.

Sigo intentando aprender a coser con la máquina, pero no lo estoy consiguiendo. Espero que cuando vuelva a estar con Ana me explique qué es lo que estoy haciendo mal. Le he cortado un vestido a Inés y tendré que coserlo a mano porque la máquina no me hace caso, jijiji.

Gracias por leerme, les mando besos y abrazos rogándoles que compartan para poder ayudar a más personas.

María Díaz.